Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Crean el transistor más pequeño de la historia

Crean el transistor más pequeño de la historia

El transistor más fino del mundo, fabricado con nuevos materiales, ajenos al silicio, ya se está haciendo una realidad, y su grosos es de sólo un nanómetro.

Atrás quedaron los tiempos en los que un ordenador podía ocupar toda una habitación y para escuchar música por la calle era necesario cargar con radios gigantes al hombro.

Los dispositivos electrónicos avanzan reduciendo cada vez más su tamaño y, como es lógico, también lo hacen todos los componentes que utilizan para funcionar. Además, la reducción del tamaño de estas piezas no sólo es cuestión de hacer las máquinas más prácticas, pues también las hacen más rápidas, al poder englobarse, por ejemplo, más transistores en el interior de un único chip.

Y precisamente de transistores vamos a hablar hoy, pues son una parte muy importante para el correcto funcionamiento de dispositivos electrónicos; aunque, desgraciadamente, tienen un límite de tamaño por debajo del cuál se hace imposible el funcionamiento de los circuitos eléctricos, por hacerse vulnerables a situaciones como los cambios de temperatura o las vibraciones. Sin embargo, la ciencia hoy está de enhorabuena; pues, parece ser que un equipo de investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence, de Berkley, ha conseguido construir un prototipo del transistor más fino del mundo, con todo el potencial que eso podría conllevar.

La ley de Moore y los transistores

ley-moore

En los años 60, el confundador de Intel, Gordon Moore, enunció una ley según la cuál se establecía que el número de transistores de un microprocesador se duplicaría cada dos años.

Sin duda esto fue una gran noticia, pues significaba que con el paso del tiempo la capacidad de los circuitos integrados sería cada vez mayor, abriendo un abanico inmenso de grandes aplicaciones en torno a ellos.

Sin embargo, en 2007 el propio Moore corrigió su hipótesis, asegurando que en 10 o 15 años se haría imposible que el número de transistores siguiera creciendo a tal ritmo, pero que no lo consideraba un problema, pues posiblemente para entonces ya se hubiese diseñado otra tecnología capaz de suplir este inconveniente.

Probablemente estuviese pensando en el límite inferior de tamaño de los transistores, que por debajo de los 7 nanómetros comenzarían a experimentar problemas, haciendo imposible aumentar su número en el interior de los circuitos. Y quizás también pensaba en una solución similar a la que os vamos a contar hoy; pues, en caso de implementarse, estaríamos ante una gran revolución en el campo de la electrónica.

Así es el transistor más fino del mundo

transistor más fino

Actualmente, los transistores convencionales se fabrican con silicio, un material con el cuál, al descender de los 7 nanómetros, los electrones comenzarían a estar demasiado juntos, creando interferencias que imposibilitarían su correcto funcionamiento.

Con el fin de solucionarlo, Intel lleva años tratando de utilizar otros materiales que permitan reducir notablemente este umbral; pero en ciencia el que no corre vuela, por lo que finalmente han sido adelantados por estos investigadores de Berkeley, que han fabricado un nuevo transistor con nanotubos de carbono y disulfuro de molibdeno, consiguiendo reducir su tamaño hasta la increíble cifra de un solo nanómetro.

El estudio aún se encuentra en fases tempranas, pero ya ha conseguido crear un transistor funcional de 1 nanómetro. Todavía es necesario introducir estos transistores en microchips y comprobar si su funcionamiento es el esperado, pero sus responsables se encuentran muy esperanzados por lo conseguido hasta ahora; ya que, de funcionar como esperan, podría suponer un gran paso en el avance de la electrónica. Este Moore, sin duda sabía lo que decía.