Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

637 milisegundos. Eso es lo que tarda este robot en resolver un cubo de Rubik

637 milisegundos. Eso es lo que tarda este robot en resolver un cubo de Rubik

Un nuevo robot que resuelve cubos de Rubik ha roto el récord del mundo, quedándose en los 637 milisegundos, gracias a un chip para coches.

Con este robot que resuelve cubos de Rubik, todos los récords mundiales se quedan cortos.

Hace apenas cuatro días que hablábamos del nuevo récord del mundo en resolver un cubo de Rubik, y aparece otra noticia relacionada con ese juego.

Cuando dijimos que la popularidad del cubo estaba viviendo una segunda juventud, no era por nada.

No parpadees que te lo vas a perder

Claro, que en este caso el que ha roto el récord ni siquiera es humano. Es Sub1 Reloaded, un robot diseñado exclusivamente para una tarea, para resolver cubos de Rubik.

Así que la hace muy rápido. Tanto, que el ojo humano no puede seguir todos los pasos que da.

cubo-rubik-robot-2

El Sub1 Reloaded ha conseguido batir el récord mundial quedándose en los 0,637 segundos; aunque por ahora el Libro Guinness de los Récords no recoge la hazaña.

Es posible que te suene el nombre de sus creadores, Infineon; el fabricante europeo de microprocesadores ha creado este robot para promocionar las posibilidades de sus chips.

En concreto, en el interior del robot nos encontramos el microcontrolador Aurix, que Infineon asegura que es uno de los mini-ordenadores más potentes del mercado.

El chip dentro del robot que resuelve cubos de Rubik

El Aurix fue inicialmente diseñado para la asistencia a la conducción en coches, tanto autónomos como no. Con este robot sus creadores quieren demostrar los reducidos tiempos de respuesta del Aurix, que tienen una gran importancia en la conducción autónoma.

cubo-rubik-robot-1

Claro, que no es lo mismo reaccionar a la carretera que a la posición actual de un cubo de Rubik; además, el Aurix no está solo, está apoyado por varios microchips que se encargan de ejecutar sus órdenes.

Cuando se le presenta el cubo, el robot primero usa sus cámaras para analizar la posición de los colores; a continuación calcula todos los movimientos necesarios, y manda las órdenes a seis motores, uno por cada lado del cubo.

Puede que no sea lo más útil que puedes hacer con uno de estos microcontroladores, pero si que es una de las cosas más espectaculares.