Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

La primera carretera con paneles solares del mundo ha sido abierta en Francia

La primera carretera con paneles solares del mundo ha sido abierta en Francia

Un pueblo de Normandía ha abierto la primera carretera con paneles solares del mundo, por la que circularán coches. La energía iluminará el pueblo.

El pueblo de Tourouvre-au-Perche ha tenido el honor de ser el primero con una carretera con paneles solares; al menos la primera que es pública.

Aunque podría parecer que aprovechar la energía solar es tan fácil como poner paneles solares en todos lados, no lo es. Para empezar, esa energía que consigues tiene que usarse en algún lado, o invertir más en infraestructuras para redistribuirla.

Además, los paneles solares ocupan espacio, que en ciertas zonas es realmente caro y complicado de conseguir; por ejemplo, porque haya una carretera de por medio.

La carretera solar se hace realidad

El proyecto que ha sido iniciado en Normandía busca solucionar ese problema, integrando paneles solares en las carreteras; no es la primera vez que alguien suelta esta idea, pero sí que es la primera que se ejecuta en una carretera pública.

carretera-solar-1

Aunque el tramo mide sólo un kilómetro, es una obra de grandes proporciones que no se había intentado hasta ahora; eso es porque en total hay unos 2,8 kilómetros cuadrados de paneles solares.

Por lo tanto, te puedes imaginar que el coste es astronómico; nada menos que cinco millones de euros. No es precisamente barato, pero hay que tener en cuenta que Francia está siendo pionera en este aspecto; conforme la tecnología avance el coste de fabricación de las celdas solares será menor.

Cómo es posible que esta carretera con paneles solares no se rompa

carretera-solar-4

Además, hay que tener en cuenta que los paneles solares están cubiertos de una resina especial basada en silicio; es capaz de resistir el paso de los vehículos (incluso grandes camiones) sin reducir demasiado la luz que pueden capturar las celdas solares.

El objetivo del ministerio de Medioambiente de Francia es instalar un panel solar por cada 1.000 kilómetros de carretera; para ello tendrá que confiar en las promesas de la compañía detrás del proyecto, Calas, de reducir los costes.

carretera-solar-3

Para empezar, por este kilómetro de carretera pasarán unos 2.000 coches a diario; la energía obtenida será usada para iluminar el pueblo, y así reducir la factura eléctrica que tienen que pagar los contribuyentes.

Con el paso del tiempo, es inevitable que más proyectos como este salgan a la luz, y nunca mejor dicho. La propia Calas afirma que tiene planes en otros países, pero no ha podido compartir más información.