Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Esta hoja artificial permite montar un laboratorio de medicina en cualquier sitio (incluso Marte)

Esta hoja artificial permite montar un laboratorio de medicina en cualquier sitio (incluso Marte)

Científicos de la Universidad Tecnológica de Eindhoven han creado una hoja artificial que permite producir compuestos químicos como medicamentos.

Un equipo de investigadores ha creado una hoja artificial que permitiría crear medicamentos en prácticamente cualquier sitio.

Aunque a primera vista no parezcan gran cosa, las plantas son ultraeficientes fábricas de compuestos químicos usando energía solar. Así que, ¿por qué no copiar ese sistema para nuestros intereses?

Ya hay muchos proyectos que lo han intentado, por supuesto; el año pasado os hablábamos de una hoja artificial que producía oxígeno. En cambio, el proyecto salido de la Universidad de Tecnología de Eindhoven pretende basarse en las hojas para hacer algo más que eso.

Una hoja artificial que hace mucho más que producir oxígeno

La hoja artificial que han presentado podría servir para crear pequeños laboratorios portátiles, capaces de crear medicinas y otros compuestos químicos. Y todo ello sólo con la luz del sol.

Para ello, usaron materiales usados en algunos tipos de paneles solares, concentradores solares luminiscentes, o LSC. Los LSC contienen moléculas sensibles a la luz, capaces de captar la luz ambiente y redirigirla.

hoja-artificial-1

Los investigadores crearon dispositivos LSC de silicio con forma de hoja; un fino canal recorre su interior, como los xilemas que transportan los líquidos de las hojas de verdad.

Los LSC se encargan de capturar la luz y dirigirla a estos canales, que transportan productos químicos. La intensidad de la luz provoca una reacción química, dando un compuesto diferente como resultado.

Un laboratorio químico que funciona con la luz

Por lo tanto, para el usuario un producto químico entra, y sale otro diferente; es básicamente un reactor, como explican sus creadores, y podemos usar esa energía para todo tipo de propósitos.

Un posible uso es crear un laboratorio que nos permita conseguir productos químicos concretos a partir de una materia prima; por ejemplo, medicamentos o productos químicos como pesticidas.

Y lo mejor es que funciona en cualquier sitio en el que haya sol, incluso en días nublados. Sí, cualquier sitio. Eso significa, por ejemplo, que podría ser usado en Marte para crear medicamentos como paracetamol, aseguran sus creadores.