Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

La gran conquista de la energía limpia

La gran conquista de la energía limpia

La energía renovable es la solución ante el temido futuro, y estos países son los que lideran la inversión en energías renovables.

La energía renovable es la solución ante el temido futuro, y estos países son los que lideran la inversión en energías renovables.

Con 2016 como el año más caluroso de la historia, un éxodo previsto para 2050, y el reloj del Apocalipsis a dos minutos y medio de la medianoche, tenemos que cambiar cuanto antes a la energía limpia y renovable. Depender por completo de los combustibles fósiles ya no es una opción. Y cuanto antes dejemos de utilizarlas, mucho mejor nos irá en el futuro.

Pero esta lucha no significa nada si los países del mundo no participan en ella. Como individuos podemos tomar ciertas medidas, pero son las inversiones de países las que pueden marcar la diferencia. De nuestros gobiernos depende hacer el cambio a la energía renovable, y existen países que hacen más que otros.

¿Qué son las energías renovables?

Antes de empezar, toca quitarnos de la cabeza que la energía renovable es sólo el viento o el sol. Por definición, una energía renovable es la que proviene de fuentes naturales e inagotables. Sea porque la naturaleza regenera esa fuente más rápido de lo que la consumimos nosotros, sea porque el depósito de esa energía es inmenso.

Y existen diferentes energías que se engloban dentro del grupo de las renovables:

  • Hidráulica | Los saltos de agua se pueden aprovechar con turbinas para generar energía eléctrica. Lo único que tenemos que hacer es construir la infraestructura. Lo malo es que depende de las condiciones climatológicas, y puede tener mucho impacto en el ecosistema del ruido.

  • Solar | Quizás uno de los estandartes de las energías renovables: los paneles fotovoltaicos son capaces de convertir la luz solar en luz eléctrica. Aunque también podemos usar colectores solares para convertir la energía lumínica en calor, todo en un proceso diferente.

  • Solar térmica | Se trata de una alternativa a la energía solar convencional. En este caso, la energía recogida por las placas se utiliza inmediatamente para generar calor. Suele ser habitual verlos en hogares para calentar el agua del depósito o cocinar, por ejemplo.

  • Eólica | La que obtenemos a partir de la fuerza del viento, con los famosos aerogeneradores o molinos de viento. Es la energía menos costosa de producir, pero cuenta con intermitencias al depender del aire, y también afecta al paisaje y al ecosistema.

  • Geotérmica | Es la que obtenemos cuando aprovechamos el calor del interior de la tierra. El calor interno de la Tierra genera hasta 5.000 centígrados, que calienta aguas subterráneas. Y nosotros podemos aprovechar ese calor para accionar turbinas eléctricas, o para calentar.

  • Marina | Es la que se genera a partir del movimiento de los océanos Se puede aprovechar la energía de las olas, la energía de las mareas, la energía de las corrientes marinas, y la diferencia de temperaturas entre la superficie del agua y las aguas profundas.

  • Biomasa | Consiste en almacenar la energía solar en forma de carbono, gracias a la fotosíntesis de las plantas. Esta energía después se transforma en energía térmica, eléctrica o en carburantes de origen vegetal.
    • Existe polémica sobre que la biomasa esté incluida entre las energías renovables, porque su uso como combustible, bioetanol o biodiesel sigue generando contaminación. Esta se produce en la combustión, cuando emiten dióxido de carbono que contribuye al efecto invernadero. Por lo tanto, podemos considerar que es una energía renovable (porque no se agotará la biomasa mientras exista la agricultura), pero NO es una energía verde.

Fuera de este selecto grupo encontramos la energía fósil (carbón, petróleo, gas natural) y la energía nuclear. La energía fósil no es renovable porque sus reservas tardan millones de años en generarse. Y la energía nuclear es la que menos gases de efecto invernadero emite, pero genera unos residuos nucleares a los que no sabemos hacer frente.

Los países que más energías renovables producen

China

China es noticia porque se ha puesto en cabeza de esta particular lucha. A finales de 2016, y según la Administración Nacional de Energía, se han doblado las instalaciones fotovoltaicas. Eso significa que la capacidad de China es de 77.42 gigavatios por hora (GW/h), para ser exactos. Y supone el productor de energía solar más grande del mundo. Aunque también le dan a la hidroeléctrica, la eólica, la biomasa, la solar y la geotermal.

China está haciendo un esfuerzo grande para dar el salto a las energías renovables. Este tipo de energía ha empezado a crecer aún más rápido que la energía fósil y la nuclear. Y quieren invertir 364 mil millones de dólares en energía renovable para el final de la década.

El problema de China está en su interior. Estamos hablando del país más poblado del mundo y de la primera potencia económica mundial. Y todo eso consume una energía brutal. Por lo que los números en el papel son impresionantes, pero las energías renovables sólo suponen un cuarto de la mezcla energética china.

Estados Unidos

Estados Unidos se queda atrás en la competición, aunque tampoco está tan lejos. Cuentan con instalaciones fotovoltaicas enormes, están a la cabeza en producción de energía eólica y también usan hidroeléctrica, biomasa, solar y geotérmica. La combinación de todo genera 549.5 GW/h

En lo que sí está lejos es en estar cerca de la meta. En 2015 las energías renovables suponían sólo un 10% de la energía consumida por los EEUU, según el Departamento de Energía estadounidense. Así que a los estadounidenses les queda mucho trabajo por hacer. Y ahora tienen al frente a un negacionista del cambio climático. Viva.

Brasil

Brasil no parece un lugar en el que pensar cuando hablamos de energías renovables, pero lo es. Según datos de la EPE en Brasil, el 85.4% de la energía consumida en Brasil procede de fuentes renovables. La energía renovable en Brasil ha crecido un 27% cada año desde 1990.

En 2012, Brasil ha sido el tercer país en creación de gigavatios/hora (451.1 GW/h), aunque la inmensa mayoría de esa energía es hidroeléctrica. Lo poco restante que queda procede de la energía del viento, y de la quema de biomasa.

Y resulta algo irónica la ausencia de la energía solar. Sólo es capaz de generar, entre sistemas de telecomunicación y sistemas de energía rural, menos de un 0.01% de toda la energía del país. Y Brasil es uno de los países con mayor incidencia solar del mundo, aunque la superficie disponible y el clima están en contra.

Canadá

Oh, Canadá. El amable país hace un mejor trabajo en este sentido que sus vecinos estadounidenses, consiguiendo que sólo la energía hidroeléctrica supusiera un 59% de toda la energía consumida durante 2006. Algo menos que Brasil, pero se queda cerca: casi 400.000 GW/h.

En 2012 consiguieron que el 65% de energía consumida fuese de energías renovadas, manteniendo ese enorme impacto que tiene la energía hidroeléctrica. Lo poco que no genera la hidroeléctrica viene del viento, biomasa y solar. Pero ojo, porque el viento está creciendo con fuerza y se han convertido en el sexto productor mundial.

India

India sufre un caso bastante similar a China, acorde a la enorme población e industria que tienen. Generan la friolera de 200.000 GW/h, siendo el quinto país productor de energías renovables, pero se quedan lejos de cubrir la totalidad del país, alcanzando un tímido 20% en la mezcla energética.

Por suerte, India tiene planes ambiciosos: prevén que su 60% de electricidad consumida vendrá de energías renovables en 2027. Superando por mucho el 40% en 2030 al que se comprometieron en París. Ahora sólo falta que el país pueda cumplir sus previsiones.

Alemania

Tenemos que bajar hasta el sexto puedo (y último de nuestra selección) para encontrar a un país europeo. Es Alemania quien domina las energías renovables en el viejo continente. En mayo de 2016 consiguieron un hito histórico: que casi toda la demanda del país estuviese sostenida por renovables.

En un día normal, sin embargo, la cosa cambia un poco. Sólo se consume un 32.6% en la mezcla energética, en calefacción desciende a un 13.2%, y el sector del transporte baja a un 5.3%, formando un total de casi 200.000 GW/h. Todo esto, recordemos, en un país que consume una barbaridad de energía.

¿Qué es de España con las renovables?

Aunque no esté entre los países que más invierte o produce, España ha hecho sus deberes. El récord lo tenemos en un 70% en noviembre de 2015, gracias en buena parte a la energía eólica. Y tenemos intentos de ciudades 100% verdes, como El Hierro en Canarias (cuando tienen un buen día). Somos la tercera potencia mundial en energía eólica, y la doceava en energía solar, en 2014.

En contra de las creencias de muchos, la energía eólica lleva la voz cantante en España, con un 19.1% de la energía consumida. La hidroeléctrica le sigue con un 10%, la solar alcanza un 5.2%, y un tímido 2% es termal. E incluso puedes ver la mezcla en directo en la página de Red Eléctrica de España (requiere Flash Player).

La electricidad que consumimos es renovable en un 40%, lo cual son buenas noticias. Pero podrían ser mucho mejores. Como muchos recordaréis, la crisis financiera hizo que las inversiones en energías renovables cayeran una barbaridad entre 2012 y 2015. E infames leyes, como la ley de autoconsumo eléctrico, han sido criticadas hasta en el extranjero.

¿Cuáles son los países más limpios?

Pero ojo: invertir más no significa ser el más limpio. Existen países que son capaces de ser más limpios invirtiendo menos en comparación. Esto se debe a la necesidad energética de cada país: un país como EEUU o China necesita mucha más energía que otro más pequeño en comparación.

Con eso en mente, los siguientes países son los que más se sustentan en energías renovables son:

Costa Rica

Costa Rica es el ejemplo perfecto de país que queremos en un futuro. Digo esto porque, a lo largo de 2016, sólo se ha usado combustible fósil un 1.9%. Sí, lo habéis leído bien: el país centroamericano se ha sostenido casi por completo en energía renovable durante un año.

Es cierto que estamos hablando de un país pequeño. En comparación los Estados Unidos necesitan 373 veces la energía que usa Costa Rica. Pero este es el futuro que tenemos que perseguir.

Bután

Bután es un pequeño país situado en Asia, entre China e India, y siempre ha dependido de la energía hidroeléctrica. Empezaron a usar energías alternativas al llegar el siglo XXI, pero siempre renovables. Por lo que Bután es un país que no usa combustibles fósiles para generar la electricidad que consume.

Lo único que llega a contaminar en Bután es calentar ciertas casas, dado que algunas utilizan madera, keroseno y gasolina. Además de los coches, que necesitan gasolina. Pero ojo, esto podría cambiar: Bután está empezando a evolucionar justo ahora, y su necesidad energética aumenta.

Islandia

Islandia tiene el honor de ser el mayor productor de energía verde por ciudadano, y el mayor productor de electricidad por cada ciudadano. El 85% de toda la energía consumida es verde, con un 65% de energía geotermal calentando los hogares de los ciudadanos. Respecto a la electricidad, casi el 100% es verde, con una mezcla del 75% hidroeléctrica y 25% geotermal.

Irlanda

Otro país europeo, Irlanda, ha tomado una decisión muy importante: es el primer país que prohibirá la inversión de combustibles fósiles. Esto significa que, con 2023 como límite, los fondos públicos irlandeses no podrán destinarse a gas natural, carbón o petróleo.

Sin embargo, Irlanda tiene todavía mucho que hacer. En 2012 sólo el 20% de la energía consumida proviene de las energías renovables, y ese 20% depende por completo del viento. Esperemos que no se queden a dos velas.

Suecia


Pero Irlanda no es la única, porque Suecia ha sido motivo por razones similares. En febrero de este año ha sido ratificada una ley que obliga a gobiernos futuros a alcanzar un porcentaje de 0 emisiones en 2045. Queda mucho para entonces, pero es un paso importante.

La mitad de la energía que consumen los suecos provienen de energías renovables. Su mayor fuerte es la energía hidroeléctrica, seguida del viento y con un uso minoritario de la energía solar.