Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Dyson quiere revolucionar cómo iluminamos los espacios

Dyson quiere revolucionar cómo iluminamos los espacios

Lámparas para toda la vida, así define Dyson su nueva línea de luminarias creadas por Jake Dyson durante los últimos 10 años: Dyson Lighting CSYS y Cu Beam.

Lámparas para toda la vida, así define Dyson su nueva línea de luminarias creadas por Jake Dyson durante los últimos 10 años.

Al pensar en Dyson es probable que nos vengan a la mente productos como aspiradoras sin bolsa o ventiladores sin aspas, como el Pure Hot+Cool Link que analizamos. Sin embargo, la compañía sigue ampliando fronteras y ahora tienen un departamento dedicado a iluminación, Dyson Lighting.

Esta nueva rama de productos tiene a Jake Dyson a la cabeza, hijo de James Dyson, el hombre que revolucionó el mundo de las aspiradoras. Jake, junto a su equipo, quiere ahora revolucionar la forma en que iluminamos los espacios, ya sea en el hogar o en la oficina.

La revolución de la luz

Bajo el nombre de Jake Dyson Lighting, han dedicado más de 10 años a estudiar la tecnología de iluminación LED. Ahora, ese desarrollo será todavía mayor al combinarse con los recursos de Dyson, la empresa matriz.

La iluminación LED ya está por todas partes, pero desde Dyson creen que hay mucho margen para su mejora. No todos los LEDs son iguales, ni su haz de luz, ni su comportamiento a lo largo del tiempo, tras años o décadas. Comprar una lámpara y olvidarte. Los modelos de Dyson tienen una vida útil de más de 140.000 horas, lo que serían entre 30 y 40 años con un uso diario.

¿Cómo lo consiguen? La clave está en el sistema de refrigeración de los LEDs. Es normal que los chips se calienten, pero el problema es que a corto plazo las altas temperaturas acaban afectando al propio LED, reduciendo su intensidad, variando su color y, finalmente, fundiéndolo.

La investigación de Dyson Lighting ha dado con una tecnología de enfriamiento para los LEDs que además también es clave en el propio diseño de las lámparas, disponibles en dos formatos.

Lámparas de trabajo Dyson CSYS

Por un lado está el modelo CSYS, una lámpara de trabajo en varios tamaños (de pie, de mesa, con anclaje directo a una superficie…) La iluminación corre a cargo de 8 LEDs ultrabrillantes, colocados de tal forma que no ciegan ni molestan a la vista,  sea cual sea su altura.

El singular diseño de esta lámpara esconde en su brazo horizontal la clave para enfriar los LEDs: una barra de cobre con agua en su interior que actúa como un heat pipe, disipando el calor de los LEDs por toda la superficie y estabilizando la temperatura.

En el propio diseño también se integra un mecanismo para ajustar la luz en todas las direcciones y alturas, obteniendo un haz más concentrado o amplio dependiendo de la situación. Por último, en la base de las lámparas hay un regulador táctil con memoria para configurar la intensidad de la luz.

Lámparas de techo Cu-Beam

El otro tipo de lámparas de Dyson son las Cu-Beam, de techo, que también están disponibles en varias configuraciones manteniendo la misma base de diseño. Puede tener iluminación inferior (down-light), superior (up-light) o ambas combinadas, que es la Dyson Cu-Beam Duo.

En este caso hablamos de una lámpara con un único LED, pero es uno muy potente, capaz de ofrecer hasta 8.000 lúmenes de brillo para iluminar habitaciones completas, siendo totalmente regulable en intensidad y ángulo para adaptarse a cada situación.

Dyson Lighting

Disponer de un LED de esa intensidad (o dos, en el modelo Duo) tiene un inconveniente: acaba fundido en cuestión de minutos debido a la alta temperatura que alcanza. Ahí entra en juego, de nuevo, el sistema de refrigeración de Dyson. Todo el diseño de la lámpara es un enorme disipador de calor que contiene en su interior un circuito de heat pipes de cobre para llevar el calor por toda la superficie y así reducir su temperatura.

Aquí podéis ver su funcionamiento, explicado por Sam Bernard, Global Director of Engineering en Dyson.

La apuesta de Dyson es crear entornos iluminados en los que también se tenga en cuenta la salud de las personas que los habitan. Conseguir una correcta condición visual puede prevenir la fatiga y las bajadas de rendimiento.

Eso se combina con una iluminación más eficiente que permite reducir costes energéticos, así como de mantenimiento, porque con una vida útil de 30 a 40 años el mantenimiento es mínimo o inexistente. Puedes encontrar todos los detalles de Dyson Lighting en su web.