Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Facebook ha tenido que desactivar esta IA porque había creado un idioma propio

Facebook ha tenido que desactivar esta IA porque había creado un idioma propio

Facebook ha desactivado la Inteligencia Artificial que creó su propio idioma. Lo han hecho para prevenir y que no 'se les vaya de las manos'.

Esta Inteligencia Artificial (IA) de Facebook ha tenido que ser desactivada.

Una sección de investigación de Facebook desarrolló una IA para mejorar los chatbots de Facebook. Para probarla, dejaron a dos máquinas de este tipo manteniendo una conversación libre entre sí. El resultado, el más inesperado de todos: crearon un nuevo idioma. Al principio pensaban que era un error, pero se pudo comprobar que sí, que se estaban comunicando en un lenguaje nuevo y desarrollado por ‘ellos’.

Un lenguaje que no entendamos podría llegar a ser peligroso

Lejos de ser un buen resultado, los investigadores al cargo de esta IA han decidido ‘apagarla’. Pero no por miedo ni porque temían que fuera el comienzo de una Inteligencia Artificial malévola. La razón era mucho más sencilla: si la IA decidiera comunicarse en su propio lenguaje, perderíamos el control sobre ella.

La razón para apagar la IA es muy simple: podría llegar un momento en el que se perdiera el control sobre ella

Es cierto que el lenguaje que habían creado era mucho más eficiente. No obstante, nunca podríamos llegar a comunicarnos, o al menos sería muy complicado. Los resultados de la conversación pueden resultar absurdos a simple vista, pero no lo son:

Bob: “I can i i everything else”

Alice: “balls have zero to me to me to me to me to me to me to me”

El hecho de repetir ‘to me’ tantas veces no quiere decir que se haya vuelto loca, sino que quiere, en este caso, 7 unidades. Este lenguaje es mucho más lógico que el nuestro (o, en este caso, que el inglés, que fue el lenguaje usado originalmente). Lo complicado, como decíamos, es entenderlo.

No es la primera vez que ocurre. Ya en el pasado Google también tuvo que recurrir a la misma solución tras presentarse el mismo problema. Como ya hecho Facebook, lo mejor es desactivarla y buscar una solución antes de que se pierda el control por completo.