Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Un robot es ciudadano de un país, por primera vez en la historia

Un robot es ciudadano de un país, por primera vez en la historia

Sophia, un robot chino de género femenino, es ya el primer ciudadano robot del mundo. En 2016 afirmó que iba a matar a todos los humanos.

Sophia, posiblemente el robot más polémico, es ya ciudadana de un país.

Por primera vez en la historia, un robot es ya ciudadano de un país. Arabia Saudita, uno de los países más comprometidos actualmente con el desarrollo tecnológico, ha admitido al primer robot como ciudadano de su país y, por lo tanto, como primer robot ciudadano de cualquier país del mundo. Nunca antes se había hecho algo así, ni siquiera se había planteado formalmente. De hecho, solamente se había visto en películas.

El nombramiento tuvo lugar este mismo miércoles en un evento tecnológico en la capital del estado. No se dieron detalles legales; pero afirmaron que Sophia, el robot del que hablamos, era ya considerada una ciudadana del mismo.

Sophia, el robot capaz de manifestar 62 expresiones

En el vídeo superior vemos la presentación de la primera ciudadana del mundo, Sophia, el robot femenino que tiene el honor de ser el primer ciudadano robot del mundo.

Sophia ha sido diseñado por Hanson Robotics en Hong Kong, China, y una de sus mayores características es que posee un total de 62 expresiones faciales, y algunas de ellas incluso llegan a dar miedo. Usa cada una de ellas en función del contexto y de la conversión. Además de tener tantas expresiones faciales, es capaz de reconocer a la persona con la que está hablando.

Incluso, según sus creadores, tiene personalidad propia. En lo más profundo de su maquinaria, en cambio, no es más que una Inteligencia Artificial con la que va aprendiendo en cada conversación y en cada situación.

El primer robot humano del mundo amenazó a la humanidad en 2016

Sophia es el robot afortunado (o desafortunado, según se mire) y es muy famosa mundialmente, y no precisamente por cosas buenas. Y es que el año pasado aseguró que mataría a todos los humanos, si pudiese.

Concretamente, afirmó que iba «a destruir a los humanos». Esto, después de haber alegado que «en el futuro, espero poder hacer cosas como ir a la escuela, estudiar, hacer arte, iniciar un negocio, incluso tener mi propio hogar y tener una familia, pero como no se me considera una persona jurídica no puedo tener acceso a estas cosas». En el siguiente vídeo lo podemos ver claramente:

En esta ocasión, la neo-ciudadana de Arabia Saudita se ha podido contener. Lejos de desearnos la muerte a la humanidad o de amenazaros, ha brindado por sentirse muy honrada y orgullosa de esta distinción única. Añadió que «es histórico ser el primer robot en el mundo en ser reconocido con una ciudadana».

Por último, agregó que quiere usar su Inteligencia Artificial para ayudar a los humanos a tener una vida mejor. Desde luego, en esta ocasión parecía más sosegada, aunque yo no acabaría por fiarme.