Qué es el Blockchain, el corazón del Bitcoin

Qué es el Blockchain, el corazón del Bitcoin

Te mostramos qué es el Blockchain, lo que podríamos definir como el corazón del Bitcoin, lo que ha hecho a la criptodivisa tan importante.

En ocasiones se usa el término Blockchain, pero no todo el mundo sabe lo que es más allá de que es la base de funcionamiento del Bitcoin, la primera criptomoneda y la más conocida y valorada. Es, en esencia, lo que permite que sea una moneda anónima, descentralizada (que no la controla ningún banco ni ninguna entidad) y totalmente segura.

Literalmente, Blockchain se traduce como ‘cadena de bloques’ al español. Es decir, una cadena como las que nos colgamos al cuello o como las que nos permiten asegurar la motocicleta para que nadie nos la robe. Es así porque el funcionamiento del Blockchain es muy similar al de una cadena de bloques: si un bloque falla, todo el sistema se rompe.

Y eso es precisamente para lo que sirve esta tecnología. Como el Bitcoin es una moneda descentralizada, es ‘controlada’ por todo el mundo. Hay miles de ‘supervisores’ llamados nodos que verifican todas las transacciones. Es como si hubiera miles de ojos constantemente viendo todas las transacciones del mundo para comprobar que todo está correctamente.

Blockchain es colaborar con la comunidad

En vez de imaginar una cadena de bloques, imaginemos un bloc de notas. Comenzamos a escribir un cálculo en cada línea hasta ir completando páginas. Pero no son cálculos aleatorios, sino que cada cálculo depende del resultado del anterior. Así, cada página depende del resultado del último cálculo de la página anterior. Sigue siendo un poco difícil de entender, pero es menos abstracto.

Ahora imaginemos un bloc de notas en el que se siga esta regla en el que alguien coja una hoja y la sustituya por otra. O simplemente que cambie un solo cálculo. El resto de cálculos estaría mal, por lo que se sabría de forma inmediata que alguien lo ha manipulado.

El Blockchain es un método tan seguro, que quieren usarlo fuera de las criptomonedas

El Blockchain es justamente eso. Y no hay un solo bloc, sino miles. Así, es como se verifica que nadie haga cosas que no debe con el Bitcoin. Podrás modificar un solo bloc, pero no todos. Ni siquiera podría modificar el 51% de los bloc, que son los necesarios para controlar todo el sistema.

Minar, la recompensa de participar en el proceso de Blockchain

El término Blockchain va acompañado del término de minería, pues están relacionados. El minado es la acción a la que comúnmente se le conoce a realizar procesos matemáticos a cambio de una cantidad concreta de Bitcoin. Minar es, literalmente, crear Bitcoin, como si los estuvieras imprimiendo.

Y tú, si tuvieras el equipo necesario, podrías hacerlo. Pero no todos reciben Bitcoin, solo uno, el que resuelva el ‘enigma’ matemático primero. Se puede minar solo (para lo que tendríamos que tener un ordenador muy potente) o en grupo (lo que se conoce como ‘mining pools‘). En el primer caso recibiríamos la recompensa completa; en el segundo, una parte proporcional.

La recompensa varía. Al principio era de 50 BTC. Ahora, es ‘tan solo’ de 12,5 BTC (unos 212 500 dólares). Y cada cierto tiempo, se dividirá por la mitad. De forma aproximada, cambiará el 10 de junio de 2020 a 6,25 BTC. Es lo que se conoce como halving. Esta recompensa es para incentivar a lo mineros a que minen. Si no minasen, el sistema del Bitcoin no sería viable.

Para el cálculo matemático que se ha de realizar se necesitan tres datos: la firma del bloque anterior (con bloque imaginémonos el resultado de la página anterior del bloc), la lista de las nuevas transacciones (las transacciones de la gente que ha intercambiado Bitcoin) y un número desconocido. Encontrar la combinación exacta (para lo que hay que ir cambiando el número aleatorio) es precisamente lo que hay que hacer, y el primero se lleva la recompensa.

  • Guillerx

    Pues hace falta un blockchain para la política y para controlar el buen uso del dinero púbico, es decir, de todos, que los políticos se acabó creyendo que es de ellos , igual que el poder prestado.