Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

La UE gastará mil millones de euros en superordenadores para dejar de depender de otros

La UE gastará mil millones de euros en superordenadores para dejar de depender de otros

La Comisión Europea ha anunciado la inversión de miles de millones de euros para crear superordenadores europeos a la altura de los mejores.

Si repasamos la lista de los 100 superordenadores más potentes del planeta, notaremos dos tendencias. Primero, que todos usan Linux. Y segundo, que China, EEUU y Japón son los países dominantes del mercado.

En la Unión Europea hay algunos superordenadores, como el Marconi de Italia en 14ª posición o el MareNostrum de España en 16ª posición; pero la comunidad europea simplemente no puede seguir el ritmo que países como China están imponiendo.

Esto perjudica seriamente tanto a la investigación como al presupuesto. Los investigadores europeos pueden verse obligados a depender de sistemas chinos o estadounidenses; condenados a ser “segundones” frente a investigaciones y desarrollos del resto del mundo.

Los superordenadores europeos que pondrán a la UE en el mapa

Por eso, esta semana la Comisión Europea ha anunciado una propuesta para invertir en superordenadores de “talla mundial”; el objetivo es sentar las bases para que en el futuro la Unión Europea esté a la altura de los países dominantes. Para ello, se crearía una nueva estructura llamada EuroHPC que se encargará de adquirir e implementar estos superordenadores por toda Europa.

En total, se espera una inversión de unos 1.000 millones de euros para el año 2020, una inversión a la que también se pueden sumar compañías privadas; la UE contribuirá unos 486 millones de euros y se espera que el resto provenga de los países miembros y “países asociados”. Esto último es importante porque abre la puerta a que el Reino Unido participe en el proyecto después del Brexit.

Con ese dinero, la UE quiere comprar dos ordenadores a exaescala, de los más potentes del mundo; con un ordenador a exaescala, es posible realizar miles de billones de operaciones por segundo. Además, también se contempla la compra de otros dos superordenadores de “gama media”, capaces de billones de operaciones por segundo.

Aunque parezca una inversión espectacular, en realidad es sólo la primera parte del plan. Para el 2022 la UE quiere ser capaz de desarrollar su propio ordenador a exaescala, basado en tecnología europea. Sólo entonces se podrá garantizar la independencia y la capacidad de investigación de la Unión Europea.