Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

China construye el mayor purificador de aire del mundo, de 100 metros de altura

China construye el mayor purificador de aire del mundo, de 100 metros de altura

La gran torre para purificar el aire que se ha construido en una ciudad china es el purificador más grande del planeta, para acabar con el smog.

La contaminación es un problema global, pero hay pocos sitios en los que se haya convertido en una crisis como en China; el Instituto de Medio Ambiente de la academia de las ciencias de China ha presentado ahora una idea que parece un chiste, pero que sorprendentemente puede funcionar.

Se trata de un purificador de aire gigante, construido en Xian, en la provincia de Shaanxi. Es una torre de unos 100 metros de altura, que se encargará de absorber la contaminación del aire de la zona, o al menos esa es la teoría.

Una gran torre para purificar el aire, la última idea china

Las primeras pruebas llevan ya diez meses en marcha, y los resultados son sorprendentes; se ha notado una mejoría en la calidad del aire en un área de 10 kilómetros cuadrados. Es una zona que sufre del llamado “smog”, nubes de dióxido de carbono que se acumulan a baja altura y que se está convirtiendo en el calvario de las ciudades modernas.

(South China Morning Post)

Los investigadores calculan que la torre ha producido 10 millones de metros cúbicos de aire limpio, una cifra suficientemente alta como para reducir los niveles de smog a niveles tolerables. Los niveles de PM2,5, las partículas más dañinas del smog, bajaron un 15%.

torre para purificar el aire

(South China Morning Post)

El funcionamiento de este purifidador gigante es relativamente simple; en la base de la torre se ha instalado una estructura de cristal, que se calienta con los rayos del sol. El aire caliente va subiendo por la torre, pasando por varias capas de filtros, hasta que sale limpio al final. De esta manera, no es necesario usar energía y contaminar aún más. Los operadores aseguran que funciona incluso en los meses de invierno; gracias a recubrimientos especiales que permiten absorber radiación solar con mayor eficiencia.

(South China Morning Post)

La verdad es que los 10 kilómetros cuadrados “limpios” no son nada comparado con la extensión de las capitales chinas modernas; y su eficacia no es tan clara para todo el mundo, ya que algunos habitantes de la zona aseguran que la calidad del aire sigue igual que siempre.

Sin embargo, los resultados parecen ser tan buenos que ya se plantea la construcción de torres incluso más grandes, de unos 500 metros, en otras ciudades de China.