Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Logan Paul, el creador de YouTube que subió un vídeo en el que aparecía un hombre fallecido por suicidio, vuelve a la polémica. Esta vez YouTube no ha tenido suficiente con quitarle los mejores anuncios. Le han quitado todos los anuncios de manera temporal como respuesta a sus últimos vídeos.

En declaraciones a The Verge, un portavoz ha declarado que creen que ha mostrado “un patrón de comportamiento en sus vídeos que hace su canal no sólo inapropiado para los anunciantes, también potencialmente destructivo para la comunidad de creadores“.

Estas declaraciones surgen como respuesta a los vídeos que ha publicado la estrella después de la polémica. Para ser exactos, Logan Paul ha subido tweets en los que anima a comer pastillas de detergente. Sí, hablamos de los infames Tide Pod. Además de disparar con un Taser a una rata muerta. Por no hablar del infame vídeo de Aokigahara.

Logan Paul cae en desgracia para YouTube

A Logan Paul ya se le había retirado del programa de anuncios preferentes de YouTube, pero eso no significaba que dejase de ganar dinero con los anuncios. La pertenencia a ese programa significa que llegan anunciantes más grandes, pagando más dinero por cada anuncio. Es un modo de ganar más dinero, pero no es el único modo de ganar dinero.

Los canales de Logan Paul seguían estando bajo los anuncios convencionales de YouTube. Quizás no pagasen tanto, pero con una media de 8 millones de visualizaciones por vídeo seguían suponiendo unos ingresos considerables. Aquí es donde YouTube ha decidido cortar. A partir de este momento ningún vídeo de Logan Paul estará monetizado, por lo que no recibirá ningún ingreso por sus vídeos.

Por lo menos de YouTube, en realidad. Lo que Google ha cortado es toda la publicidad nativa que insertaba en los vídeos. Pero, en realidad, sigue quedando una vía para que personas “repudiadas” como Logan Paul consigan dinero a través de YouTube. Ya que Google no me va a dar anuncios, ¿por qué no los busco yo, los inserto yo y los cobro yo?

Además de dejar de depender de Google y sus programas de anuncios, esto le daría un control absoluto al creador sobre qué publicidad aparece. Incluso puede ser publicidad nativa y adaptada al vídeo, del mismo modo que ya hacen youtubers como LinusTechTips. Por no hablar de todas las ventas de las marcas que se promocionen en los vídeos.

¿Es posible un YouTube sin dinero de YouTube?

YouTube revisará los vídeos con humanos para evitar polémicas

Para perfiles como Logan Paul, con 16 millones de suscriptores en su canal más grande, no debería costar mucho contratar al personal adecuado y encontrar anunciantes dispuestos a pagar por aparecer en sus vídeos. Aún con toda la polémica, seguro que quedan anunciantes dispuestos a llegar a toda esa audiencia, a pesar del creador.

Y esto podría ser muy malo para YouTube. Cuando Google inserta un anuncio en un vídeo, una parte va para el creador y otra parte se queda en Mountain View. YouTube no es un negocio rentable, teniendo que mantener tantos millones de horas de vídeo siempre disponibles. Esa publicidad es una de las pocas vías que tienen para acortar las pérdidas.

YouTube se está volviendo más estricta con sus creadores, por culpa de las polémicas y las consiguientes retiradas de anunciantes. YouTube quiere convertirse en una plataforma atractiva para las marcas, donde puedan invertir con seguridad. La incertidumbre y los creadores destacados que suben “contenido malo” no ayudan a alcanzar esa meta. Así que se cortan de raiz.

Pero los creadores tienen algo que decir en todo esto. Twitch ya le está ganando la partida a YouTube en el tema de los directos o los videojuegos. Si a eso le juntamos que los creadores puedan buscar sus propias maneras de obtener ingresos, puede que YouTube ingrese cada vez menos dinero por cada gran vídeo que se suba.