Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Las baterías de Tesla se degradan mucho menos de lo esperado

Las baterías de Tesla se degradan mucho menos de lo esperado

Las baterías de Tesla se degradan como las de cualquier otro coche, pero ahora conocemos cuánto, concretamente.

La degradación de las baterías es algo que ocurre tanto en móviles, como en coches eléctricos. Las baterías actuales, tras cierto uso, se degradan, impidiendo que se pueda obtener el rendimiento inicial. Esto ocurre tras el uso y por el momento es simplemente inevitable. En los smartphones es un mal menor, pues una batería cuesta 20 euros, pero en los coches pueden costar varios miles de euros.

Ahora, gracias a miles de poseedores de Tesla alrededor de todo el mundo que se organizaron a través de un Google Drive, se ha podido determinar el nivel de degradación de las baterías de la firma estadounidense. Y las cifras son impresionantes, llegando a durar más de lo que cabría esperar (la vida útil de las baterías de los coches eléctricos no es un virtud, precisamente): de media, tras recorrer 260 000 kilómetros, las baterías tan solo se han degradado un 9%.

O sea, que Tesla no solo ha conseguido reactivar la industria del vehículo eléctrico, que estaba completamente parada, sino que además han desarrollado baterías capaces de suministrar energía para cientos de miles de kilómetros sin apenas degradación.

Aún con el 91% de carga tras 260.000 kilómetros recorridos

Dentro de las as primeras 50 millas (los primeros 80 kilómetros, aproximadamente), los Tesla pierden un 5% de su autonomía. Pero conforme van aumentando los kilómetros, la batería se degrada más lentamente. Es decir, los primeros kilómetros, por algún motivo, degradan más rápido la batería.

A este ritmo, será necesario pasar los 185 000 millas (unos 297 000 kilómetros) para que la capacidad de las baterías baje del 90%. Tras 500 000 millas (unos 800 000 kilómetros), aún se mantendría el 80% de la capacidad de la batería.

Este porcentaje de pérdida se resume en 30 kilómetros para el Tesla Model S, que tiene unos 335 kilómetros de autonomía, o 36 kilómetros para el Tesla Model X, que tiene, según estimaciones, unos 400 kilómetros de autonomía.

Pero esto es la norma general, llegando a haber casos concretos donde la batería se ha degradado aún más despacio: es el caso, por ejemplo, de un taxista de Finlandia que usó un Tesla Model S para recorrer 260 000 millas (unos 420 000 kilómetros), mientras que la batería tan solo se degradó un 7%, muchísimo menos que la media.

Para el Tesla Model 3, en cambio, su modelo más nuevo en el mercado, se prevé, según cifras oficiales de la firma, una degradación del 30% tras haber recorrido las primeras 120 000 millas (190 000 kilómetros). Esto, con los 500 kilómetros de autonomía de este modelo, se resume en una pérdida de 150 kilómetros.