Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

¿Cuánto tiempo tarda en llegar un mensaje desde que lo enviamos?

¿Cuánto tiempo tarda en llegar un mensaje desde que lo enviamos?

Los clientes de mensajería permiten que nos comuniquemos en tiempo casi real. Ahora bien, ¿cuánto tarda realmente en llegar un mensaje a nuestro móvil?

¿Quién se imagina su vida sin los chats en el móvil? A día de hoy suponemos que absolutamente nadie. Su importancia ha llegado a un punto tal, que dependemos casi por completo de ellos a diario. Ya casi nadie recuerda cómo conseguíamos hablar con nuestros amigos sin enviar un mensaje de WhatsApp o Telegram.

Se han ganado el corazón de los usuarios gracias a características como la flexibilidad, o la facilidad de uso. Están presentes en millones de dispositivos, y sabemos que pueden mantener conversaciones en tiempo casi real; aunque hay una pregunta que no podemos evitar hacernos: ¿cuánto tiempo tarda en llegar un mensaje?

Nuestros sujetos de prueba

Para responder a esa pregunta nos hemos propuesto medir los tiempos de entrega de tres clientes muy populares: WhatsApp, Telegram y Facebook Messenger. En mayor o menor medida, estos son los que muchos de nosotros usamos a diario.

Los porqués son bastante obvios, pero vamos a intentar aclararlos. En el caso de WhatsApp y Facebook Messenger, porque son los dos clientes más utilizados en todo el mundo. Ambos hace tiempo que saltaron la barrera de los mil millones de usuarios.

En el caso de Telegram, basta decir que es de las mejores alternativas a los dominadores tradicionales. Sus funciones enfocadas a la privacidad, los chatbots y características avanzadas para compartir contenidos lo colocan como el favorito de 200 millones de usuarios. No obstante, antes de continuar, merece la pena repasar algunos pormenores de las apps que vamos a tratar.

WhatsApp no es sólo uno de los clientes de mensajería más populares del mundo, sino que ha revolucionado la comunicación. Para bien o para mal, las vidas de muchos de nosotros están ligadas a esta aplicación. Y con su reciente desembarco en la web, aún llegará más lejos.

Para transferir los mensajes que se envían los usuarios entre sí, WhatsApp hace uso de lo que se conoce como servidores Ejabberd, basados en el protocolo XMPP. No es el más reciente, pero esta app ha sentado las bases para todo lo que ha venido después.

La elección del protocolo viene dada por sus características seguras y enfocadas a la privacidad. Teniendo en cuenta que por WhatsApp pasan 50.000 millones de mensajes al día, y que hace un tiempo adoptaron el uso de mensajes cifrados, parece la opción más lógica.

El recorrido de los mensajes en WhatsApp es el siguiente:

  • Abres la aplicación y escribes el mensaje.
  • Cuando lo envías primero pasa por el servidor de WhatsApp, donde se pone en cola.
  • Allí espera a que el receptor se reconecte a dicho servidor para recibirlo. En ese momento aparece el doble check verde.
  • El mensaje llega al receptor, lo lee y el doble check pasa a ser de color azul.

Saber cómo funciona WhatsApp es relativamente fácil, aunque desde luego no gracias a ningún tipo de documentación oficial. Mucho de lo que se puede encontrar es gracias a desarrolladores, creadores de clones a lo WhatsApp Plus; que han analizado la app hasta descubrir sus intimidades técnicas.

Facebook Messenger, el más numeroso en usuarios

Aunque WhatsApp revolucionase por completo la forma en la que nos comunicamos, la que más usuarios tiene de largo es Facebook Messenger. Sus cifras actuales la sitúan con más de 1.200 millones de usuarios activos a nivel mundial.

Originalmente usaba el protocolo XMPP (lo que permitía que se pudiese incluir en clientes de terceros como Pidgin), aunque en julio de 2015 el soporte del protocolo terminó oficialmente. Actualmente utiliza el protocolo MQTT, que supuestamente permite que la carga de recursos en los sistemas móviles y de escritorio sea menor. También, según sus creadores, permite una mejor comunicación entre máquinas y está orientado al IoT.

La ruta que sigue los mensajes es, de nuevo, similar a la ya descrita:

  • La conversación empieza en un PC o en un móvil, cuando envías un mensaje.
  • Sale de tu dispositivo y llega al servidor, donde espera hasta que es entregado.
  • Cuando el receptor se conecta al servidor, recibe el mensaje.

Lo que sí cambia es el tipo de notificación que ve el emisor: un check transparente cuando se acaba de enviar el mensaje, uno azul cuando se ha entregado y una foto del receptor cuando lo ha leído.

En lo que respecta al cifrado, Facebook Messenger tiene una aproximación distinta a la de Telegram y WhatsApp. Esta característica sólo está presente en los “chats secretos” del cliente, y limitada a un único dispositivo para más inri.

Telegram, diseccionando al tercero en discordia

Telegram, a diferencia de WhatsApp, es una app mucho más transparente. En su web se pueden encontrar todo tipo de detalles técnicos, lo que facilita mucho conocer al cliente de arriba a abajo antes de empezar a usarlo.

Con una rápida lectura podrás saber que funciona con un protocolo propio llamado MTProto. La ruta de los mensajes es prácticamente igual a la que siguen los ejemplos anteriores, con una diferencia importante:

  • El emisor envía el mensaje, cifrado con una clave privada. Esta clave se genera aleatoriamente y es sólo para quien envía el mensaje y el destinatario, el equipo de Telegram no la conoce.
  • El mensaje llega al servidor, donde queda almacenado. Dado que nadie, excepto el emisor y el receptor lo pueden descifrar (y dada la alta seguridad de Telegram), el riesgo de que ojos indiscretos puedan leerlo se minimiza mucho. Esto, junto al uso de MTProto, significa que se puede acceder a los mensajes desde cualquier dispositivo.
  • El mensaje enviado espera en el servidor a que el destinatario  se reconecte, entonces lo recibe.

El emisor sólo ve un check simple desde que envía el mensaje hasta que lo lee, momento en el que se convierte en un doble check verde.

¿Cuánto tiempo tarda un mensaje en ir de mi móvil al de un amigo?

Vale la pena comentar que la velocidad de llegada de los mensajes varía en función del tipo de conexión y de su calidad. A la hora de realizar estas pruebas contábamos con una velocidad de descarga de 43,9 megabits por segundo, y una velocidad de subida de 16,3 megabits por segundo.

Los teléfonos desde que han participado en esta prueba (así como los PCs en los que se han hecho las pruebas para clientes de escritorio) están conectados a Internet vía WiFi, y cuentan con una calidad de señal óptima.

Los tiempos se han medido usando un cronómetro manual, ya que no teníamos otra forma de calcular el tiempo. Hemos intentado, pese a todo, que las mediciones sean lo más precisas y objetivas posible.

Dicho esto, vamos a intentar dilucidar cuánto tiempo tardan los mensajes en recorrer el camino que hemos descrito: de nosotros al servidor, y de ahí al receptor.

Los detalles marcan la diferencia

 

Como comentábamos, los clientes de mensajería actuales permiten comunicarse prácticamente en tiempo real. Observando la tabla vemos el tiempo de entrega de los mensajes, medido para sus versiones móviles y en el escritorio:

CLIENTE TIEMPO MÓVIL TIEMPO ESCRITORIO
WhatsApp 2,81 segundos 2,92 segundos
Telegram 1,5 segundos 1,61 segundos
Messenger 2,63 segundos 1,31 segundos

Como se puede comprobar, las diferecias son mínimas. En el móvil el más rápido ha sido Telegram, con más de un segundo de ventaja con respecto a sus competidores. Quizá por el uso de MTProto y por el hecho de guardar los mensajes en la nube, el tiempo de entrega de los mensajes es muy corto. Lo mismo ocurre con su versión de escritorio.

Sin embargo, el más rápido en el escritorio es Facebook Messenger. Sus 1,31 segundos hacen que sea una de las herramientas más eficientes a la hora de comunicarnos vía web con amigos y familiares. Por otra parte, el tiempo de entrega en la versión móvil se ha alargado un poco más (hasta los 2,63 segundos) por razones que desconocemos.

El más “lento” ha sido WhatsApp, que durante nuestras pruebas ha mostrado tiempos de entrega estables, pero cercanos a los tres segundos; tanto en su versión móvil como en su versión web (2,81 y 2,92 segundos, respectivamente). Esto quizá se deba al propio XMPP. Los detractores del protocolo dicen que los paquetes llevan demasiados datos y está algo desfasado, puede que sea por eso.

Diferentes caminos, mismo destino

blackberry

Si algo hemos aprendido de este experimento es que elegir el protocolo adecuado es importante. Telegram en este sentido se ha llevado la palma, dado que ha mantenido el tiempo medio más equilibrado en móvil y en web (ambos inferiores a dos segundos). Eso, y sus funciones orientadas a la privacidad, la convierten para mí en la opción ganadora.

WhatsApp tendría que pensar en modernizar su protocolo. XMPP ya tiene algunos años, y quizá ahora mismo existan otras opciones que le permitan trabajar con mayor flexibilidad. Hace tiempo que los usuarios demandan que la app tenga un cliente de escritorio con todas las de la ley. Quizá deberían fijarse en MTProto e intentar aprender alguna cosa.

En lo que respecta a Facebook Messenger, a tenor de los resultados que hemos visto, necesita equilibrar los tiempos de entrega entre su versión móvil y su versión web. Además de esto, no estaría de más que se intentasen implementar un mejor cifrado y más funciones de privacidad. Sin embargo, teniendo ya WhatsApp, veo difícil que esto ocurra en el futuro.