Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

La historia del mono que se hizo un selfie y provocó la gran polémica de los derechos de autor

La historia del mono que se hizo un selfie y provocó la gran polémica de los derechos de autor

La demanda de PETA por los derechos del selfie del macaco Naruto ha finalizado, habiendo un juez puesto punto y final al asunto.

Un mono se tomó un selfie en 2011 con la cámara de un fotógrafo ¿De quién son los derechos de la imagen, del mono o del fotógrafo? Esta es la pregunta que llevamos haciéndonos desde entonces. Es el caso del selfie tomado por Naruto, un macaco negro de Indonesia que apretó el “gatillo” de la cámara hace 7 años. Desde casi entonces, se ha librado toda una batalla legal para saber quién es el dueño de los derechos.

La historia comenzó cuando la Wikimedia, la fundación tras la Wikipedia, usó la imagen alegando que la había tomado el mono, por lo que al no poder ejercer su derecho de reclamar, era libre. Sin haberlo sabido, se había comenzado una guerra legal por esta simple “tontería” (no para el dueño del cámara, pues perdería sus ingresos por esa fotografía).

El “fotógrafo” afirma haber perdido decenas de miles de dólares desde que la fotografía está en Wikimedia

PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales, una organización), posteriormente, fue quien demandó al fotógrafo por vender la fotografía, y ahora es también quien ha zanjado el tema, posteriormente a que se conociera la sentencia final y a que la organización y David Slater llegasen a un acuerdo. El juez, concretamente, dictaminó que era imposible que el primate hiciese saber si quería cobrar regalías o no, por lo que no le pertenecen los derechos.

La (surrealista) historia de un mono al que no le importan los derechos de su selfie

Inicialmente la demanda de PETA fue desestimada (y con razón; el tema debió quedarse ahí), pero la organización decidió recurrir alegando que la ley no especifica que el dueño de una obra no tiene por qué ser humano. Ahora, un juez ha declarado que los primates no pueden ser propietarios de obras, por lo que los derechos de la imagen pasan a ser de Slater.

EL juez afirma que el macaco tiene el derecho de reclamar, pero los derechos hasta entonces don de David Slater

«No tenemos idea de si los animales… desean poseer derechos de autor o abrir cuentas bancarias para retener sus regalías de las ventas de imágenes», declaró el juez en la sentencia; «[PETA] parece emplear a Naruto como un peón involuntario en sus objetivos ideológicos». El juez de nuevo insistió al abogado de PETA, que declaró que había discriminación por tratarse de un “animal no humano”, afirmando que los “animales no humanos” tienen el derecho constitucional de llevar el caso a la corte, por lo que puede ejercerlo.

El fotógrafo, no obstante, llegó a un acuerdo extrajudicial en el que declara que donará a la organización el 25% de todos los ingresos de la imagen para el sustento de macaco que le llevó a la fama. PETA tiene la opción de recurrir, pero todo apunta a que esto no ocurrirá, sobre todo por haber dejado claro el juez que PETA en ningún momento «era parte del acuerdo», además de que no estaban teniéndolo en cuenta.