Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

“Senadora, no lo sé”: Mark Zuckerberg declara ante el Congreso de los EEUU

“Senadora, no lo sé”: Mark Zuckerberg declara ante el Congreso de los EEUU

La declaración y las respuestas de Zuckerberg ante el Congreso fueron lo esperado, pero con algunas sorpresas ante las dudas más duras.

Mark Zuckerberg está pasando la primera de las audiencias frente a un comité congresional en los EEUU.

El escándalo de Cambridge Analytica no solo tiene consecuencias para el usuario; también ha tenido consecuencias políticas, ya que la firma de datos que obtuvo información de 87 millones de personas la usó para la campaña política de Donald Trump y el Brexit.

Un Zuckerberg tenso se enfrenta al Congreso

Así que la presencia de Mark Zuckerberg ante el Congreso de los EEUU era tal vez inevitable. Un evento emitido por Internet, en el que el CEO de Facebook se convirtió en la estrella del momento, muy a su pesar.

No es ningún secreto que Zuckerberg no está cómodo en grandes eventos sociales, y se notaba. Mientras los miembros del comité de Comercio, Ciencia y Transporte realizaban sus declaraciones iniciales, a Zuckerberg se le notaba nervioso; más tenso que un palo y tragando saliva de vez en cuando, sin saber dónde mirar.

Cuando le tocó el turno a Zuckerberg para realizar su declaración inicial, las cosas no mejoraron. Zuckerberg sólo tenía que leer la declaración que se publicó hace un par de días; pero los tartamudeos constantes y los momentos en los que directamente leía de su discurso empañaron la declaración.

La reacción de Zuckerberg ante el Congreso

A continuación, llegó el momento de las preguntas. La actitud de los representantes del comité varió mucho, pero en general plantearon cuestiones que ya se conocían, o dudas que podría tener el usuario medio.

Curiosamente, ante estas preguntas y sin un guión establecido, Zuckerberg pareció estar más cómodo. Aprovechándose de que los miembros del comité no conocen al detalle el funcionamiento de Facebook, Zuckerberg incluso aprovechó para aclarar malentendidos.

Por ejemplo, uno de los senadores afirmó que empezó a recibir anuncios de chocolate después de hablar de ese tema en la red social; Zuckerberg respondió que ya es posible desactivar el uso de datos personales para los anuncios, y alegó que los anuncios personalizados son más útiles que los no personalizados.

Relacionado con los anuncios, Zuckerberg aclaró que Facebook siempre ofrecerá una versión gratuita. Volviendo a repetir que este modelo de negocio les permite llegar a más gente, y la única manera de llegar a mil millones de dólares.

Respuestas preparadas y falta de improvisación

Sin embargo, esto resultó ser una ilusión. Los miembros del comité no fueron especialmente incisivos; pero los escasos momentos en los que Zuckerberg no tenía una respuesta preparada, simplemente se negaba a responder (de manera educada, eso sí). Por ejemplo, si un senador le pedía un dato concreto, sólo repetía que “su equipo” contactaría con él para dárselo.

En muchas ocasiones, en vez de responder directamente a la pregunta del senador, Zuckerberg prefería desviar la conversación a la manera en la que él se sentía más cómodo.

“Esto es una carrera armamentística”. De esta manera Zuckerberg intentó conectar con los senadores que se centraron en la influencia extranjera en los procesos electorales. Aquí volvieron los tartamudeos, incluyendo una ocasión en la que tuvo que retirar una respuesta para volverla a realizar.

El momento más tenso

El momento de la verdad llegó cuando tuvo que defender el papel de Facebook en las elecciones estadounidenses. En ese momento, sólo le salieron las siguientes frases:

“Senadora, no lo sé”

“Senadora, no soy consciente de ello”

“Senadora, no tengo los datos de ello”

“Senadora, no estoy seguro específicamente”

Este fue el momento más tenso del evento. Fue entonces cuando Zuckerberg tuvo que depender por primera vez de su as en la manga: todo el mundo en la industria tecnológica hace lo mismo. Ante las cuestiones de las acciones de Facebook, Zuckerberg apuntó que cree que los problemas de Facebook son generalizados en la industria. El rastreo de Facebook fue otro punto en el que Zuckerberg intentó escapar.

El golpe de efecto llegó con un cartel en el que se mostraron páginas y anuncios actuales de Facebook con información falsa y discurso de odio. En concreto, una página pedía la muerte de una persona musulmana, y se le preguntó qué estaba haciendo para que esas páginas siguiesen en pie.

Zuckerberg no supo responder sobre específicamente esos casos, sólo repitiendo la promesa de que Facebook verificará la identidad de los anunciantes y de las grandes páginas.

Monopolio de Facebook

El tamaño de Facebook y su supuesto monopolio también fue tema de conversación. Ante la pregunta de “¿Cuál es su principal competidor?”, Zuckerberg sólo pudo hablar de “categorías”, sin mencionar servicios concretos.

El enorme texto de términos de servicios fue una crítica recibida ante la que Zuckerberg sólo coincidió parcialmente.

El derecho a la privacidad

Con la pregunta de “¿Nos puede decir en qué hotel estuvo usted anoche?” empezó una ronda dedicada a la privacidad. Pese a que Zuckerberg intentó hablar de los controles de privacidad, la mayor crítica era que son difíciles de entender para el usuario común.

Tampoco tuvo respuesta ante la pregunta de un senador de si había la posibilidad de elegir qué permisos podía obtener la app de nuestro smartphone.

Zuckerberg intentó defender Messenger for Kids, asegurando que la información obtenida no será compartida con terceros; pero recibió dudas sobre qué se hará con la información una vez que el usuario tenga 13 años y pueda crear una cuenta de Facebook.

Al término de la primera ronda de preguntas, Zuckerberg gritó “¡Puedo seguir!”. Pronto se arrepentiría de esto, cuando se le presentó unos términos de uso de una app que obtuvo datos de usuarios; Zuckerberg no tuvo respuesta, limitándose a apuntar a su equipo.

El republicano Ted Cruz intentó llevar la conversación a la censura política de páginas, acusándole de tener tendencias de izquierdas y usar su influencia para cerrar páginas.

En el momento de escribir estas palabras, el comité ha sido pausado. En un artículo posterior informaremos en mas detalle sobre sus conclusiones.