Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

El CEO de Whatsapp se va de la compañía y de Facebook por los cambios de privacidad

El CEO de Whatsapp se va de la compañía y de Facebook por los cambios de privacidad

Jan Koum, el CEO de Whatsapp se va de Facebook después de las polémicas por los cambios en la privacidad de su servicio, ¿llegan cambios a Whatsapp?

Las últimas decisiones de Facebook han sido la gota que colmó el vaso. El CEO de Whatsapp se va de Facebook.

Echemos la vista atrás a febrero de 2014, hace ya más de cuatro años. En uno de los movimientos más sorprendentes de la historia del sector, Facebook compraba la totalidad de Whatsapp, por unos 19.000 millones de dólares.

De esta manera, la red social se hacía con el jugador estrella en el sector de la mensajería instantánea. Sin embargo, cualquiera que conociese ambos servicios sabía que había diferencias irreconciliables.

Whatsapp y Facebook, dos ideas muy diferentes de Internet

La pregunta era, por lo tanto, cuánto tardaría Facebook en cambiar a Whatsapp. La privacidad era uno de los aspectos más discutidos. Desde 2012 Whatsapp cifraba sus mensajes, una implementación que continuó hasta el cifrado punto a punto en 2016. El miedo era que Facebook empezase a recolectar información de los mensajes de los usuarios para su gran base de datos.

En aquel momento, el cofundador y CEO de Whatsapp, Jan Koum, tuvo que salir al frente. Aseguró que Whatsapp nunca recolectó información de sus usuarios; y sobre todo, prometió que esta visión no iba a cambiar, y que nunca intentaría obtener datos de sus usuarios. Incluso llegó a acusar a los medios de crear un “efecto falso”, de asustar a la gente con esta noticia.

Cuatro años después, Jan Koum abandona la compañía que fundó y a Facebook. Y los motivos, según The Washington Post, ha sido precisamente la falta de acuerdo con Facebook en materia de privacidad.

El CEO de Whatsapp se va de Facebook y el motivo no es un secreto

El mensaje oficial de Koum no dice mucho; sólo que se va a tomar algo de tiempo libre fuera del sector tecnológico. Pero algunas fuentes pintan una decisión muy diferente.

Facebook ha intentado hacer con Whatsapp lo mismo que con otras adquisciones: fagocitarlas, monetizarlas e integrarlas en su maquinaria de publicidad. Sin embargo, la negativa de los fundadores de Whatsapp ha evitado esto por ahora, y ha supuesto enfrentamientos constantes.

Se habla de un “choque cultural”, por las dos maneras diferentes de entender los servicios de Internet. Sobre todo porque como parte de la venta, Koum ganó un sitio en la junta directiva de Facebook, junto a Mark Zuckerberg y Sheryl Sandberg.

En 2016, se produjo el primer gran encontronazo. A pesar de lo prometido, Whatsapp empezó a dar datos de sus usuarios a Facebook; no muchos, pero los suficientes para que Facebook asociase ambas cuentas. Una decisión que le ha costado varias multas e investigaciones, principalmente en la UE.

El escándalo de Cambridge Analytica ha sido tal vez la gota que ha colmado el vaso. O puede que Facebook tenga más cambios en la recámara.

Cuál es el futuro de Whatsapp

Sea como sea, Koum ha tenido suficiente. Y no es el único. El otro cofundador de Whatsapp, Brian Acton, se unió al movimiento #DeleteFacebook, que pedía a los usuarios que borrasen su cuenta de Facebook (con nulos resultados, todo sea dicho).

La reacción de Mark Zuckerberg también ha sido interesante. El CEO de Facebook agradeció a Koum por enseñarle sobre el cifrado y la “habilidad de quitar el poder a los sistemas centralizados y devolverlos a las manos de la gente”. Afirma que esos valores siempre estarán en Whatsapp; sin embargo, destaca que no dice nada de si la política de privacidad de Whatsapp seguirá siendo la misma, ahora que sus grandes defensores se han ido.

Y es que, según las fuentes de The Washington Post, Facebook quiere debilitar el cifrado de Whatsapp; esto les permitiría obtener más datos de sus usuarios, que serían enlazados con los que Facebook ya conoce.

Whatsapp se enfrenta ahora a un momento complicado. Tiene que demostrar que vale lo que Facebook se gastó en ella, y la única manera es consiguiendo un método para monetizarla; es de imaginar que veremos cambios en la app en las próximas semanas o meses.