Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Cambridge Analytica, que se hizo con datos de millones de usuarios de Facebook, cierra sus puertas

Cambridge Analytica, que se hizo con datos de millones de usuarios de Facebook, cierra sus puertas

El cierre de Cambridge Analytica ha sido anunciado hoy, después del gran escándalo que reveló que poseía datos de decenas de millones de personas.
En:

Finalmente se ha anunciado el cierre de Cambridge Analytica, la firma de datos detrás del gran escándalo de Facebook.

Nadie conocía el nombre Cambridge Analytica a principios de año; sólo los más entendidos de cómo funciona el marketing y la influencia de votos en Internet sabían que la compañía estaba detrás de las campañas del Brexit y de Donald Trump.

Hasta que saltó la liebre: el periódico The Guardian reveló que Cambridge Analytica se había hecho con los datos de millones de usuarios de Facebook; y lo peor de todo, es que lo hizo de manera “legal”, siguiendo las reglas establecidas por la propia red social. Una cifra que, la última vez que se actualizó, era de 87 millones de usuarios afectados.

El caso Cambridge Analytica ha puesto el foco en la cantidad de datos que Facebook obtiene de sus usuarios, y de cómo los usa; ha supuesto un antes y un después en cómo las compañías de Internet tratan la privacidad.

El cierre de Cambridge Analytica era inevitable

Mientras Mark Zuckerberg tenía que presentarse ante el Congreso de los EEUU y jurar y perjurar que Facebook ya no es la que era, Cambridge Analytica tenía su crisis particular.

Las investigaciones periodísticas también revelaron que sus ejecutivos presumían de tácticas de soborno y chantaje para influenciar en políticos; además de cómo presumían de influenciar a los votantes usando su propia información.

Finalmente, la compañía, basada en Londres, ha decidido que ya es suficiente, y cerrará sus puertas. Y lo ha hecho igual que en los últimos meses: reclamando su inocencia.

En una nota de prensa, afirma que el motivo del cierre es la “injusta cobertura periodística” que ha recibido; simplemente nadie quiere estar asociado con esta empresa, y la empresa cierra porque ha perdido a “virtualmente” todos sus clientes. Su casa madre, SCL Group, también correrá la misma suerte.

Es poco probable que este cierre les ayude si finalmente las autoridades británicas consideran que manejaron datos de usuarios de manera ilegal; este es más un intento de lavado de cara, para buscar pastos más verdes.

Sea como sea, uno de los implicados en el escándalo ya está fuera. Ahora toca ver si será la única que reciba consecuencias de todo esto. Porque lo que está claro es que Facebook no las está teniendo al menos no en usuarios perdidos.