Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Facebook ya estaría desarrollando su propia criptomoneda

Facebook ya estaría desarrollando su propia criptomoneda

La criptomoneda de Facebook ya estaría en desarrollo, después de crear un equipo para desarrollo en blockchain y tecnologías relacionadas.

La criptomoneda de Facebook podría hacerse realidad, para fomentar y facilitar los pagos dentro de su plataforma.

Puede que la fiebre de Bitcoin se haya calmado un poco, pero los desarrollos sobre la tecnología de blockchain continúan; y a este ritmo, parece que todo el mundo tendrá su propia criptomoneda.

La última en subirse al carro sería nada menos que Facebook, y ya hay muchas pistas que apuntan a ello, según fuentes de Cheddar. La red social quiere meterse en este sector por lo grande, ofreciendo pagos electrónicos en su plataforma sin necesidad de depender de terceros.

Que Facebook está invirtiendo en blockchain no es ningún secreto; de hecho, hace ya casi un año que algunos miembros del equipo de desarrollo empezaron a investigar cómo implementar esta tecnología en la red social.

La criptomoneda de Facebook cerca de hacerse realidad

Esta misma semana Facebook confirmó la importancia de blockchain para su futuro, con la creación de un nuevo equipo de desarrollo; liderado por el vicepresidente de Facebook Messenger, oficialmente este equipo tiene la función de explorar maneras de aprovechar blockchain.

Sin embargo, según fuentes internas de la compañía, el equipo va en serio y ya tiene ciertas ideas de cómo conseguir esto, con la creación de su propia criptomoneda.

Una criptomoneda de Facebook sería una moneda virtual, que nos permitiría pagar sin necesidad de tarjeta de crédito. Podría ser usada en el Marketplace, el “mercadillo” de compraventa de Facebook; o bien para pagos entre usuarios. La gran duda es cuál sería el valor de esta moneda, y cómo los usuarios podrían obtenerla; si comprándola directamente o “minándola” de alguna manera, como Bitcoin.

Una moneda propia permitiría a Facebook obtener un mayor control sobre las transacciones que se realizan en su red; y dejar de depender de terceros para los pagos. Pero de aquí a que se haga realidad, aún faltaría mucho.