Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Una moto autónoma para mejorar la seguridad de los coches autónomos

Una moto autónoma para mejorar la seguridad de los coches autónomos

Esta moto autónoma está ayudando a mejorar la tecnología de los coches sin conductor.

Los coches autónomos cada vez se están extendiendo más, y sigue habiendo un peligro latente para esta tecnología: las motos autónomas. Los vehículos de dos ruedas son de los que más conflictos generan en ciudad, a pesar incluso de que son minoría: se cuelan entre coches, van adelantando y hacen en general todo tipo de barbaridades. Los movimientos impredecibles de las motos son una fuente de peligros para los pocos coches autónomos que hay hoy en día.

Las motos son los vehículos más impredecibles de la carretera y como tal, son una peligrosa fuente de conflictos con los coches autónomos. Ya ha habido varios casos de accidentes (leves por el momento) entre coches autónomos y motocicletas, hasta ahora por culpa de los motoristas.

Por ello, la empresa británica AB Dynamics ha decidido desarrollar la moto autónoma con la que enseñar a los coches autónomos a evitar accidentes con este tipo de coches. Se trata de una modificación de una scooter BMW C1 de 650cc, una motocicleta lanzada en 2001 por la firma bávara que presumía de ser tan segura como un coche en materia de protección del conductor ante accidentes (por su estructura reforzada y por el uso de cinturones).

Motos autónomas para mejorar la tecnología de los coches sin conductor

La BMW fue escogida evidentemente por motivos prácticos: es la moto perfecta para añadir todo tipo de sensores

La han modificado hasta el punto de que se mantiene estable sola, incluso en plena conducción, además de que es capaz de realizar recorridos reales por carretera y sin conductor. Es literalmente un coche autónomo pero en formato de motocicleta ¿Qué se consigue con esto? Que los movimientos de los coches autónomos sean más seguros ante la presencia de motos.

Concretamente, esta moto convertida en autónoma se está usando para mejorar la tecnología de los coches autónomos a base de pruebas realizadas en carreteras reales. Se están creando situaciones de conflicto reales, como una intersección entre una moto y un coche, o un adelantamiento de una moto a un coche autónomo, además de otras situaciones donde la moto realiza movimientos impredecibles.