La Inteligencia Artificial que ve a través de las paredes

Adrian Raya hace 1 semana

Investigadores del MIT han desarrollado una Inteligencia Artificial capaz de ver a través de las paredes.

¿Podríamos ser como Superman algún día, y usar nuestra visión de rayos X para ver a través de las paredes? Puede que el ser humano no vaya a ser capaz de eso biológicamente, pero sí con algún tipo de accesorio.

Y es el MIT el que ha puesto las bases para que eso sea posible en el futuro, creando un sistema que reconoce objetos detrás de las paredes sin necesidad de rayos X. Sólo hace falta algunos datos, algunos dispositivos inalámbricos, y una IA entrenada para procesar todo eso.

La Inteligencia Artificial capaz de ver a través de las paredes

Así nació RF-Pose, un sistema que usa Inteligencia Artificial para “sentir” qué postura y movimientos está realizando una persona al otro lado de una pared, fuera de su vista.

En realidad, RF-Pose no usa tecnología tan innovadora; para obtener las formas detrás de las paredes usa ondas de radio, como por ejemplo, WiFi, que rebotan contra los cuerpos hasta el dispositivo. Dependiendo de la manera en la que reboten, el sistema es capaz de crear una “imagen de calor”, con las zonas más probables en las que esté la persona; ya hemos visto incluso drones con esta tecnología.

La gran novedad es que RF-Pose coge esos datos brutos, y los convierte en algo que podemos entender: una figura que se mueve. Porque este tipo de imágenes creadas con ondas de radio pueden ser difíciles de comprender, esta IA se encarga de analizarlas y “traducirlas” en forma de una figura de palo.

El efecto es, como mínimo, curioso. Vemos a la persona pasar a través de una puerta, la vemos por una ventana, y de repente se convierte en un hombre palo. El sistema es capaz de identificar las partes del cuerpo, y mostrar sus movimientos de manera natural.

Este sistema tiene mas aplicaciones que simplemente saber si hay alguien detrás de una pared. Sus creadores afirman que puede ayudar para monitorizar enfermedades como el Parkinson, la esclerosis múltiple o la distrofia muscular.