Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Vivimos en un mundo conectado, hoy en día hacemos de todo en la Red y literalmente tenemos parte de nuestra vida en Internet. Se ha convertido en un servicio básico, imprescindible, y obviamente es en nuestros hogares donde pasamos más tiempo conectados y donde nuestra amada conexión WiFi debe rendir siempre que la necesitamos.

La manera más cómoda, rápida y simple de tener Internet en toda la superficie de nuestra casa u oficina es, por supuesto, mediante conexión inalámbrica WiFi. Smartphones, tablets, portátiles, ordenadores de escritorio, dispositivos inteligentes como cámaras, electrodomésticos…. ¿has contado cuántos aparatos tienes conectados en casa?

En muchas ocasiones la cobertura Wi-Fi que nos ofrece nuestro router no es suficiente, existen habitaciones y rincones de nuestro hogar a los que la conexión llega muy débil o directamente somos incapaces de conectarnos.

Por desgracia no hay una regla exacta para determinar la cobertura WiFi, ya que esta puede depender de muchísimos factores que varían su intensidad: los materiales de construcción presentes en nuestra casa, la distribución de las habitaciones, incluso la manera en la que están colocados los muebles puede afectar al alcance de la conexión inalámbrica. Eso por no hablar de hogares con varias plantas o si queremos que el WiFi llegue a estancias como el garaje o la terraza.

¿La solución? Los sistemas de WiFi mallados o en malla (o WiFi mesh) se han popularizado en los últimos años para poner fin a estos problemas y ASUS va un paso más allá con su sistema AiMesh.

¿Qué es ASUS AiMesh? WiFi mallado para cubrir todo el hogar

AiMesh de ASUS es una vuelta de hoja a los sistemas en malla, permitiéndonos ampliar nuestra red WiFi y mejorando su cobertura utilizando no solo nuestro router ASUS sino también los routers de la marca que ya teníamos. El resultado es un sistema mallado con un gran rendimiento y totalmente invisible para el usuario, que no se tiene que preocupar de ir conectándose de una red a otra.

Los sistemas de red mallados consisten en un router central y distintos nodos que se conectan a él. Suelen venir el pack y en ocasiones los usuarios gastan más de lo que realmente necesitan para el espacio que quieren cubrir. En el caso de AiMesh, esos nodos son en realidad routers de ASUS y por tanto nosotros los usuarios podemos decidir cuántos utilizar o añadir nuevos en el futuro para seguir ampliando la cobertura de la red de Internet de nuestra casa u oficina. De esta manera el coste es menor, ya que podemos reutilizar routers antiguos y siempre tenemos margen de mejora para toda la red, puesto que si adquirimos un router de última generación, podremos configurarlo como el “centro” de nuestro WiFi y establecer al resto de nuestros viejos routers como sus nodos.

Las ventajas de ASUS AiMesh frente a un extensor de red tradicional

A medida que nos movemos por las distintas habitaciones y espacios del hogar, AiMesh analiza automáticamente la intensidad de la señal que nuestro dispositivo recibe (por ejemplo, si vamos andando con el smartphone). Mediante esta supervisión en tiempo real, puede decidir cambiar nuestra conexión al router que mejor rendimiento nos dará, sin cortes, ni esperas y por supuesto sin que el usuario tenga que hacer nada.

Esto es una gran ventaja con respecto a los extensores o amplificadores WiFi tradicionales. Los extensores crean redes nuevas a partir del WiFi original, por tanto actúan como redes independientes y tenemos que ser nosotros, los usuarios, los que tenemos que preocuparnos de cambiar de una red a otra desde el propio dispositivo (ordenadores, tablets…) ya que no siempre se conectarán a la WiFi más rápida, como sí ocurre con AiMesh.

El sistema WiFi AiMesh crea una única enorme red WiFi, tendremos un único SSID o, si lo deseamos, una SSID dedicada para cada banda (2.4GHz y 5GHz). Incluso si uno de los routers de nuestra red llegase a fallar, AiMesh de ASUS incluye la función “self-healing” con la que el resto de routers se encargarán de reemplazarlo en sus funciones.

Instalando nuestra propia red AiMesh

Para crear un sistema mallado AiMesh necesitamos, como mínimo, dos routers ASUS compatibles con esta tecnología. Uno de ellos funcionará como router principal, que siempre será aquel que tenga las especificaciones más avanzadas, mientras que el otro le asignaremos el rol de nodo. Como hemos mencionado anteriormente, podemos ampliar esa malla todo lo que queramos añadiendo más routers como nodos AiMesh si así lo necesitamos.

Actualmente los routers ASUS compatibles con AiMesh son los modelos:

  • RT-AC1900
  • RT-AC68U
  • RT-AC86U
  • RT-AC2900
  • RT-AC88U
  • RT-AC5300
  • ROG Rapture GT-AC5300

En mi caso he utilizado tres routers para crear un sistema AiMesh capaz de cubrir hasta el último rincón de una casa de 2 plantas, incluyendo gran parte del garaje, donde hasta ahora era imposible conectarse ya que no llegaba la cobertura WiFi de ninguna manera con el router original del operador. En concreto, como router principal he optado por el avanzado ASUS ROG Rapture GT-AC5300, al que hemos unidos dos nodos más para ampliar y crear la red en malla ( los modelos de routers utilizados son los ASUS RT-AC86U y RT-AC88U).

Una vez tenemos todos los equipos, el primer paso es actualizarlos a la última versión de firmware para asegurarnos de que tienen las últimas funciones, parches y compatibilidad total con AiMesh. El proceso de actualización es muy sencillo a través de la interfaz web de Asus y en la propia web de AiMesh tenemos un enlace de descarga directo al firmware de cada modelo de router. En cuestión de minutos los tendremos todos completamente al día y veremos cómo en el apartado de “Mapa de Red” tendremos el icono de AiMesh.

Acto seguido reseteamos a los valores de fábrica el router que vamos a usar como nodo, esto lo hacemos pulsando durante unos segundos el botón físico de reinicio que tenemos en la parte trasera.

Conectamos el router nodo con un cable Ethernet a nuestro ordenador y entramos a la interfaz web de ASUS (http://router.asus.com). Detectará que lo tenemos conectado y comenzará el proceso de configuración. Ahí nos indicará que nuestro modelo de router permite varios modos de funcionamiento, como usarlo como router principal, como un punto de acceso… o como AiMesh, que es la opción que a nosotros nos interesa y será la que seleccionemos indicando que será un nodo AiMesh.

Este mismo proceso es siempre igual, por lo que si en un futuro añades nuevos nodos a tu red, solo hay que repetir los pasos:

  1. Actualizar firmware a la última versión.
  2. Resetear el router a los valores de fábrica.
  3. Establecer modo de uso AiMesh

Con la parte de los nodos ya lista, nos vamos a la interfaz de nuestro router principal (recordamos, entra desde el navegador a http://router.asus.com), es el momento de conectar los nodos y formar al 100% nuestro sistema mallado de WiFi.

En el menú lateral vamos hasta la página de “Mapa de Red” y ahí tendremos el icono AiMesh. Pulsamos en “Buscar” y automáticamente comentará a localizar nodos AiMesh (los que hemos configurado anteriormente). El único detalle durante esta primera conexión es que conviene tener los nodos cerca del router principal para evitar interferencias.

Al cabo de unos minutos nos aparecerá un mensaje informando que el nodo se ha agregado correctamente a nuestro sistema AiMesh y listo, ahora solo nos queda colocar dicho nodo en una zona intermedia entre el router principal y la zona muerta donde, hasta ahora, no llegaba la cobertura WiFi.

Desde la interfaz de Asus podremos añadir algunos ajustes más, como indicar la localización concreta del nodo (habitación, salón, cocina…) o establecer la prioridad de conexión.

En cualquier caso, desde ese momento nuestro sistema AiMesh mallado estará funcionando a la perfección y no tendremos que preocuparnos por nada más. Ahora, al ir caminando por la casa y cambiando de habitación, el sistema sabrá cuál es el router que puede darte mejor conexión y cambiará de un nodo a otro, sin tener que añadir nuevas contraseñas ni seleccionar redes diferentes por nuestra parte.

Cobertura en cualquier parte, sin complicaciones y con una instalación sencilla, con un control centralizado desde la interfaz de ASUS en PC o incluso desde tu smartphone con la aplicación Asus Router y manteniendo el rendimiento de tu red en cualquier rincón. Así es AiMesh.