Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

La protección del MacBook Pro para impedir que entre polvo en el teclado no funciona muy bien

La protección del MacBook Pro para impedir que entre polvo en el teclado no funciona muy bien

Apple ha puesto una membrana de silicona al nuevo teclado del Macbook Pro 2018 para impedir que entre polvo y trozos. Pero no funciona muy bien.
En:

El conocido portal de Internet iFixIt le ha echado la zarpa al MacBook Pro 2018 y, tras descubrir que lleva una membrana para solucionar la entrada de polvo y resto al teclado del Macbook, que era un problema muy común en la generación anterior, donde se estrenó el teclado de mariposa, un nuevo mecanismo que funciona mejor, pero que al dejar pasar polvo y restos de comida, muchas veces se acababa trabando, algo impensable en un ordenador de varios miles de euros.

Apple asegura que el problema como tal no existe, pero a pesar de ello instaló la nueva membrana que patentó a principios de este año precisamente para eso, impedir que el polvo o cualquier trozo de comida entre bloqueando la tecla. Y, de hecho, ayer se conoció que las guías internas para empleados de Apple reconocen que esa membrana es para evitar este problema (que Apple públicamente sigue sin reconocer que exista).

La membrana funciona, pero no es completamente efectiva

La conclusión de iFixIt tras poner a prueba la membrana es que ayuda algo, pero no soluciona de raíz el problema. Esta “solución” es concretamente una membrana de silicona troquelada para que puedan pasar las teclas. Según el conocido portal, la generación anterior está mucho menos protegida; es decir, que esta membrana impide que pasen restos de comida y trozos grandes, pero sigue permitiendo la entrada de polvo.

Al final, iFixIt fue probando con arena cada vez más gruesa y llegó un punto en el que consiguió que al final las teclas se bloqueasen. Pero, en rescate de Apple, debemos decir que esto probablemente ocurriría en cualquier teclado.

Con lo que hay que quedarse de todo esto es que Apple reconoce de cara a sus empleados que esta membrana fue diseñada con tal fin, y que al menos deja fuera a los trozos más grandes, que son los que tendremos que lidiar más a menudo, sobre todo si comemos en el escritorio.

En realidad, para saber si esta membrana es útil es la prueba humana a lo largo del tiempo. Es decir, que los actuales usuarios lo vayan probando y vayan comprobando si efectivamente se sigue bloqueando o no, o si al menos ocurre con menor frecuencia (que probablemente esté la clave aquí). Pero esto no deberían hacerlo los clientes de Apple, sino la propia compañía; no puede ser que quien pague como mínimo 1500 euros por un ordenador se convierta en una cobaya de laboratorio.