Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Si quieres aparentar ser rico, compra un iPhone

Si quieres aparentar ser rico, compra un iPhone

Si quieres aparentar ser rico, compra un iPhone, según un estudio de la Universidad de Chicago.

Ya no es la ropa, el coche, los relojes o las joyas: ahora para aparentar ser rico debemos comprar tecnología. Y el iPhone, según un estudio, es una de las cosas más top, sobre todo dentro del espectro móvil.

El estudio que mencionamos ha sido realizado por la Universidad de Chicago (Estados Unidos). Y el resumen del resultado es ese que os contamos: el iPhone es un símbolo «bastante consistente» de riqueza. No obstante, tener un iPhone no significa ser rico (de hecho, estaría bien conocer el número de personas cobrando el salario mínimo interprofesional en España y que tengan uno), pero sí que deja altas probabilidades de que lo sea.

«A lo largo de todos los años en nuestros datos, ninguna marca individual es tan predictiva de ser de altos ingresos como poseer un iPhone de Apple». Y en general no solo se refiere a los iPhone, sino en general a los productos de Apple: iPhone, iPad, Watch y los ordenadores iMac y portátiles MacBook.

El iPhone no te hará más rico, pero puede indicar que lo seas

De hecho, según el estudio, tener un iPhone da un 69% de probabilidades de ser rico. Es decir, que 69 de cada 100 usuarios de iPhone lo son. Ahora bien, habría primero que definir qué es ser rico para los investgadores de la Universidad de Chicago, pues eso puede ser determinante. El 69% es un porcentaje considerablemente alto.

En cambio, los dispositivos Android indican totalmente lo contrario. Concretamente, y según otro estudio, en este caso del Pew Research informó, el 64% de las personas con rentas más bajas en Estados Unidos tienen un teléfono con el sistemas operativo móvil de Google.

Tener un iPhone no te va a hacer más rico, sino más pobre, en realidad; concretamente, de 600 a 1300 euros más pobre

Comparando el indicador con 1992, por ejemplo, tenemos que en la época esto se medía en función de si teníamos un lavaplatos en casa o no; o incluso también tener un contestador automático indicaba si eramos ricos o no.

En 2004, el indicador más fiable era tener un ordenador o un coche nuevo; incluso una puerta de garaje automática. En 2016, por poner otro ejemplo, un buen indicador, aparte de tener un iPhone o un iPad, fue realizar viajes internacionales, con un 70,9% de probabilidades de ser rico. Como vemos, las cosas han cambiado mucho desde entonces.