Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

SUSE Linux, una de las distros más importantes, ha sido vendida por 2.500 millones de dólares

SUSE Linux, una de las distros más importantes, ha sido vendida por 2.500 millones de dólares

La venta de SUSE Linux al grupo EQT por 2.500 millones de dólares ha golpeado a la comunidad open source, pero ¿son buenas o malas noticias?

La venta de SUSE Linux por 2.500 millones de dólares es todo un giro de guión para una de las distros más veteranas.

Todo el mundo sabe que hay más de una distro para cada necesidad; pero si necesitas una distro de carácter profesional, con uno de los mejores soportes técnicos y una estabilidad a prueba de bombas, SUSE es una de las mejores opciones.

Y eso parece haber convencido a la firma de capital de riesgo EQT para invertir nada menos que 2.500 millones para comprar el proyecto; y hay buenas razones para pensar que es una buena compra.

El modelo de negocio de SUSE Linux es muy interesante; ofrece una versión gratuita y libre, llamada OpenSUSE, que cualquiera se puede instalar. Los usuarios que quieran algo más pueden optar por SUSE Linux, la versión de pago que incluye ayuda a la gestión y administración de servicios y soporte avanzado.

Qué pasará con OpenSUSE después de la venta de SUSE Linux

De esta forma, SUSE ha ayudado a muchas compañías que querían dar el salto a Linux; y al mismo tiempo ha aportado a la comunidad open source con su versión gratuita.

De origen alemán, en la actualidad SUSE pertenecía a la compañía británica Micro Focus, que heredó el proyecto del grupo Attachmate que compró por 1.200 millones de dólares (y en el que Microsoft tenía intereses). Ahora Micro Focus ha decidido vender SUSE Linux, y la pregunta que seguro que tiene todo el mundo es la misma: ¿significa esta venta a una empresa de capital de riesgo que SUSE y OpenSUSE cambiarán?

El proyecto SUSE ha intentado calmar estos miedos, afirmando que la venta al grupo EQT  son buenas y “emocionantes” noticias; la clave es que de esta forma garantizan la independencia de SUSE.

Afirman que mantienen su compromiso con el desarrollo open source; parece que el modelo de negocio actual no cambiará, ya que afirman que eso es lo que les hace más “abiertos” que otros proyectos. No solo por liberar código, sino por ofrecer alternativas a los consumidores.