Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Este Bugatti ha sido creado con un millón de piezas de Lego, y lo mejor es que se puede conducir

Este Bugatti ha sido creado con un millón de piezas de Lego, y lo mejor es que se puede conducir

Un Bugatti hecho con Lego es algo más que una réplica bonita: es completamente funcional, y podemos conducirlo a unos increíbles 28 km/h.

El Bugatti Chiron es probablemente el coche más deseado del mundo. El sucesor del aclamado Veyron puede conseguir velocidades superiores a los 450 kilómetros por hora; el coche es básicamente una locura con ruedas, el colmo de la exclusividad con una cantidad muy limitada de unidades (apenas 500).

Si no tienes los 2.4 millones de euros que cuesta, al menos te puedes conformar montando tu propia versión con piezas de Lego. Pero no nos referimos a montarnos una miniatura que mostrar a los amigos, no; sino a una réplica a escala 1:1 del Bugatti Chiron en Lego.

Ha sido la propia compañía juguetera la que ha aceptado el desafío; y lo es porque no ha sido una simple cuestión de montar un coche a escala real. Ya hemos visto muchos proyectos similares, que conllevan mucho trabajo pero que son posibles con profesionales.

Un Bugatti hecho con Lego que da algo de miedo conducir

No, este proyecto ha ido más allá que eso. Ha conseguido crear una réplica funcional del coche usando piezas de Lego; sí, es posible conducirlo como un coche normal, aunque desde luego no es algo que recomendaríamos a nadie. En el vídeo de presentación, el piloto de pruebas de Bugatti se encarga de conducirlo en un circuito de pruebas; y en efecto, se mueve por si solo.

(Lego)

La clave es que, además de las piezas de Lego, el coche también usa los motores eléctricos que podemos comprar para nuestros proyectos; la única diferencia es que, para mover los 680 kg de plástico (más el piloto), ha sido necesario unir nada menos que 2.304 de estos pequeños motores eléctricos, acompañados de 4.032 piezas de engranaje para pasar esa energía a las ruedas.

(Lego)

En total, se consiguen unos 5.3 caballos, un poco por debajo de los 1.500 caballos que consigue el motor W16 del coche original. La velocidad máxima también se ve algo afectada, alcanzando apenas los 28 km/h, unos 422 kmn/h menos que el Chiron. Pero me apuesto lo que queráis a que la experiencia de alcanzar la velocidad máxima es igual de impactante en ambos coches.

Y es que realmente parece que el coche se va a caer en pedacitos en cualquier momento; hay que tener en cuenta que no se ha usado pegamento en ninguna pieza, y se nota. El espejo retrovisor se mueve tanto que sólo verías un borrón antes de que te adelantasen.

(Lego)

Pero oye, es un Bugatti Chiron, ¿qué mas quieres? Seguro que de lejos parece idéntico al original, y puedes presumir lo mismo.