Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Tesla está bajo investigación criminal: que alguien le quite Twitter a Elon Musk

Tesla está bajo investigación criminal: que alguien le quite Twitter a Elon Musk

Elon Musk la ha vuelto a liar, con su empresa Tesla bajo investigación criminal por sus palabras en Twitter sobre fondos supuestamente conseguidos.

Un desliz lo tiene cualquiera. Las emociones nos conquistan y acabamos soltando algo que no deberíamos haber dicho; no pasa nada, somos humanos, y si sabemos disculparnos y arreglar lo que hemos roto como buenos adultos, podemos seguir adelante.

Claro, que si tienes una tendencia a “soltarlas gordas”, tal vez deberías controlarte un poco; y si eres el CEO de algunas de las compañías con mayor potencial de futuro, tal vez deberías hacer que te controlen. Nadie controla a Elon Musk, y por una parte eso es bueno; ha iniciado debates muy importantes y compartido ideas de futuro muy interesantes. Por otra parte, va camino de conseguir que le metan en prisión.

Musk pone en riesgo a sus compañías en Twitter

Todo empezó hace un mes aproximadamente, cuando Musk soltó la gran bomba: estaba considerando sacar a Tesla de bolsa, con un valor de 420 dólares por acción. El motivo no era otro que había conseguido los fondos necesarios para semejante tareas.

Ese no es el tipo de cosas que uno suelta por Twitter, entre memes y videos de gatitos. Es información privilegiada que afecta a una gran compañía, y puede suponer la pérdida o la ganancia de millones de dólares; y sobre todo, puede ser un delito en EEUU.

Tesla bajo investigación criminal

Tesla

Y es que, para toda la libertad financiera que ofrecen en EEUU, eso de manipular la bolsa no se lo toman muy bien. Eso es justo lo que podría haber hecho Musk al publicar ese tuit.

No sólo anunció que Tesla iba a volver a ser una compañía privada, sino que especificó el valor de las acciones en el que iba a hacerlo; usando esta información, los accionistas podrían invertir rápidamente en la compañía antes de que fuese demasiado tarde. En otras palabras, Musk podría haber aumentado el valor de las acciones de Tesla de manera artificial.

No ha ayudado a su caso que las palabras “fondos asegurados” hayan resultado ser mentira, o al menos, inciertas. El dinero provenía de los jeques árabes, y no estaba asegurado ni mucho menos; a las pocas semanas dieron la espalda a Musk e invirtieron en algunos de los rivales de Tesla.

Con el tiempo, Musk ha intentado aclarar qué es lo que quería decir con aquel aciago tuit, con poco éxito. Finalmente, anunció que Tesla seguiría en bolsa, argumentando “distracciones” y volviendo a repetir que tenía el dinero necesario.

Tesla bajo investigación criminal

Tal y como se pronosticaba, al departamento de justicia (DOJ) de EEUU no le ha gustado nada todo este toma y daca. Tesla y Elon Musk se enfrentan ahora a una investigación criminal del fiscal del distrito en California del Norte; la investigación fue abierta justo después del tuit, pero es ahora que se ha hecho público.

Hay que tener en cuenta que esto es sólo una investigación, y que está en sus etapas más tempranas. Es muy posible que no tenga ninguna consecuencia para la compañía, y ni mucho menos que sea pronto. Pero eso no quita que Elon Musk no haya puesto en peligro a su empresa por no saber callarse en Twitter.

Las acciones de Tesla están cayendo en picado desde que esto se ha hecho público.

Denunciado por difamación

Lo chocante es que esta no es la primera denuncia  de esta semana a la que Musk se tendrá que enfrentar por sus acciones en Twitter.

¿Os acordáis del submarino creado por los ingenieros de SpaceX, que Elon Musk envió a Tailandia para ayudar en las tareas de rescate de los niños atrapados por un temporal?

Finalmente no fue usado, y la actitud de Musk recibió duras críticas en Internet. Una de ellas fue la de un submarinista británico con residencia en Tailandia; la respuesta de Musk fue llamarle pedófilo, una acusación que reafirmó en varias ocasiones, incluso después de disculparse.

En la última ocasión, incluso llegó a insinuar que, como el buceador no le había denunciado, es que sus acusaciones eran reales. Y dicho y hecho, el hombre ahora le ha denunciado tanto en EEUU como en el Reino Unido, donde hay duras leyes contra difamación.

 

Tal vez Elon Musk debería tomarse un descanso. Tal vez le vengan bien unas vacaciones de todo.

Imagen portada | OnInnovation