Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Análisis HP Omen 15, un portátil gaming para presumir sin tapujos

Análisis HP Omen 15, un portátil gaming para presumir sin tapujos

En nuestro análisis del HP Omen 15 comprobamos que se trata de uno de los portátiles más llamativos del mercado, pero ¿merece la pena?

Un portátil gaming es algo más que para jugar. Es toda una declaración pública del jugador; a diferencia de un ordenador de sobremesa, que rara vez se escapará de la mesa, un portátil gaming está pensado para ser mostrado. No es de extrañar, por lo tanto, que el mercado esté lleno de modelos que intentan llamar la atención de cualquier manera.

En Omicrono ya hemos visto algunos ejemplos. Desde ranuras de refrigeración con elementos aerodinámicos, hasta colores estridentes (el rojo es el preferido), pasando por teclados RGB y diseños estrambóticos en la carcasa. Pero hasta ahora, no habíamos visto nada como el Omen 15 que HP nos ha permitido probar; parece una bestia salida de otro mundo, uno en el que no hay consideraciones, en el que nadie se contiene y todo el mundo se expresa como si fuera su último día en la tierra.

El portátil más espectacular que verás

No hace mucho hablábamos del Gigabyte Aero 15X, y lo elogié por su estilo sobrio e inmaculado; un portátil gaming que no lo parece. En cambio, tengo que elogiar al HP Omen por precisamente todo lo contrario; es básicamente el némesis de aquel portátil, el extremo absolutamente contrario.

Es como si los diseñadores de HP hubieran recibido carta blanca para hacer lo que les plazca; y el resultado es uno de los portátiles más llamativos que hemos visto en generaciones. Es un cúmulo concentrado de agresividad, con tantos pequeños detalles que podrías usarlo durante meses y aún descubrir cosas nuevas.

La gran pregunta es: ¿es el Omen 15 tan extraordinario como sugiere su aspecto?

Características del HP Omen 15-ce083ns (unidad probada)

  • Procesador – Intel Core hasta i7-8750H ( i7-7700HQ unidad probada)
    • Velocidad base – 2,8 GHz.
    • Velocidad turbo – 3,8 GHz.
    • Núcleos – 4.
    • Hilos – 8.
    • Memoria caché – 6 MB.
    • TDP – 45 W.
  • Gráfica
    • Integrada – Intel UHD Graphics 630.
    • Dedicada – Nvidia GeForce GTX 1060.
      • 8 GB de memoria GDDR5.
      • Diseño Max-Q.
  • Memoria RAM
    • Tipo – DDR4 2666 MHz.
    • Ranuras – 2.
    • Tamaño – 16 o 32 GB.
  • Pantalla
    • Tamaño – 15,6 pulgadas
    • Resolución – UHD 3840 x 2160 píxeles o FHD 1920 x 1080 píxeles.
    • Frecuencia de refresco – Hasta 144 Hz con la pantalla 1080p (unidad probada, 120 Hz).
    • Tecnología IPS LCD anti-reflejos.
  •  Almacenamiento
    • Tipo – HDD y SSD NVMe.
    • Capacidades – Hasta 2 TB HDD y hasta 512 GB SSD.
  • Conexiones
    • 2 USB 3.1 Gen1 Type-A.
    • 1 Thunderbolt 3.
    • 1 Ethernet RJ-45
    • Wi-Fi 802.11 b/g/n/ac.
    • Bluetooth 5.
    • 1 HDMI 2.0
    • 1 mini-DisplayPort 1.4.
    • Jack de audio.
    • Lector de tarjetas SD.
  • Sonido
    • 2 altavoces de Bang & Olufsen.
    • HP Audio Boost 2.0.
    • Compatible con DTS Headphone:X
    • Micrófono.
  • Webcam – Calidad HD.
  • Teclado – Con retroiluminación RGB.
  • Batería – de 70 Wh.
  • Dimensiones – 360 mm x 263 mm x 25 mm.
  • Peso – 2,52 kg.

Extravagante e impactante

Claro, que de entrada el hardware es lo que menos te importa cuando ves el Omen por primera vez. Decir que es impactante es quedarse corto; todos los aspectos del portátil parecen haber sido diseñados para impresionar. Esa atención al detalle llega hasta la caja de cartón en la que compras el dispositivo o los manuales y accesorios incluidos.

La cubierta de la tapa está muy trabajada, mucho más que en modelos de otras compañías o los de la propia HP que no pertenecen a la gama Omen. Los detalles en rojo metalizado son lo que más reclaman nuestra atención inicialmente; pero entonces nos damos cuenta de cómo la cubierta está dividida en cuatro con una “X”.

Todos los aspectos del portátil parecen haber sido diseñados para impresionar

A izquierda y derecha tenemos un patrón que se asemeja a la fibra de carbono, dando un toque de “coche de carreras”; por supuesto, es sólo un patrón y no es fibra de carbono real, pero consigue un efecto muy especial tanto a la vista como al tacto.

Ya dijimos que el rojo es el preferido de estas marcas “gaming”, pero en pocos modelos hemos visto abrazar este color como en el Omen 15. Todos los puertos, anagramas, palabras (como “Omen” en la cubierta) y detalles compaginan en el mismo color rojo.

Lamentablemente, en esta cruzada por la estética “racing” y las extravagancias, el Omen presume de algunas decisiones de diseño algo… discutibles. En concreto, la presencia de ranuras de refrigeración falsas empaña desde mi punto de vista un diseño que por otra parte es impactante.

Lo peor es que vemos estas ranuras falsas constantemente con el portátil abierto; están a ambos lados de la bisagra, y no cumplen ninguna función más allá de la estética. Personalmente, tener que mirar constantemente estas piezas de plástico empaña la experiencia; da la sensación de que los diseñadores de HP se han pasado.

Parece más grande de lo que es

Puede que sea psicológico, pero aunque el modelo de Omen que hemos probado es de 15 pulgadas, nos dio la sensación de que era de 17. Da la impresión de ser más grande de lo que es, y sólo cuando lo comparamos con otro portátil similar nos damos cuenta de su verdadero tamaño.

Lo que no es una ilusión es el peso. Sobrepasando los dos kilos y medio, el Omen 15 no sólo parece pesado, sino que lo es. No es precisamente de esos portátiles que no notas que llevas encima; como veremos más adelante, es un sacrificio necesario principalmente por el sistema de refrigeración.

Un sistema que es evidente en las grandes ranuras en la parte trasera; la estética del coche de carreras continúa con el diseño de estas ranuras. Es cuestión de gustos, pero lo que es seguro es que no dejará indiferente a nadie.

Puertos suficientes, pero sin destacar

Es poco probable que eches en falta nada a la hora de conectar cables y dispositivos a tu Omen. Tenemos variedad hasta para conectar un monitor externo (con un HDMI o un mini DisplayPort); además de un puerto de red para no tener que depender de la Wi-Fi. Tal vez se echan en falta puertos USB-C, aunque tenemos un Thunderbolt 3.

Una pantalla genial, pero con demasiados bordes

Hace unos meses, hubiéramos dicho que la pantalla del Omen 15 no tiene ningún problema, y hubiéramos seguido adelante. Lamentablemente, en los últimos meses hemos visto una absurda cantidad de avances en este sentido; un modelo con un diseño de la pasada generación como este sufre especialmente en estos casos.

Hay que aclarar que la pantalla del Omen 15 no es mala en absoluto. La resolución 1080p del modelo probado es más que suficiente, y más importante, permite conseguir unas tasas de refresco más altas; llegando hasta los 144 Hz, dependiendo del modelo. Pero si quieres, puedes optar por una resolución 4K.

El mayor problema no está en la pantalla, sino en lo que la rodea. Hablo de los bordes, por supuesto, que son bastante gordos para lo que estamos acostumbrados; incluso en modelos más avanzados que el que recibimos para probar, los bordes son demasiado evidentes. HP también ha decidido dejar la webcam encima de la pantalla; su sitio tradicional, y el que nos permitirá aprovecharla mejor, pero eso también significa dejar bordes más anchos que si la hubiera puesto en la parte inferior, como cada vez más fabricantes hacen.

Un teclado que es lo siguiente mejor a uno mecánico

Las buenas noticias es que, si vas a jugar, el teclado del Omen es uno de los mejores que hemos probado; no da la sensación de un teclado mecánico, por supuesto, pero las teclas tienen cierto recorrido.

Pero sobre todo, destacan por una sensación y una resistencia muy destacables; cuando pulsas una tecla, realmente lo sientes. Hasta la barra espaciadora da buenas sensaciones, algo bastante raro. El tamaño de las teclas es perfecto, así como la distancia entre ellas; y pese a eso, HP ha conseguido meter un teclado numérico sin problemas. Me he quedado muy contento escribiendo y jugando con el teclado, y es uno de los aspectos que no necesitarían revisión en sucesivas generaciones de este portátil.

Además, las teclas con detalles en rojo son espectaculares; y como buen teclado gaming, las teclas WASD están resaltadas completamente en rojo. Además, el teclado tiene retroiluminación, aunque no es RGB.

Buen rendimiento, siempre y cuando elijas bien el hardware

El HP Omen 15 es un portátil de juegos, y como tal no deberías tener problemas en disfrutar de cualquier juego actual. Sin embargo, debes tener en cuenta que la experiencia varía enormemente dependiendo del modelo que escojas. Por ejemplo, la unidad probada tiene una gráfica GTX 1060, a la que ya se le notan los años; sigue siendo capaz de enfrentarse a cualquier título a 1080p, especialmente si reduces la calidad en algunos apartados, pero no irás “sobrado” precisamente.

Por eso, lo recomendable si vas a comprar un Omen es dar el salto a la GTX 1070; aunque eso suponga una inversión importante. El Omen 15 empieza a partir de los 1.000 € con una GTX 1050, insuficiente para jugar en condiciones; si vas a modelos más completos y con una GTX 1070, es fácil irse a los 1.800 €.

No es especialmente caro, al menos no comparado con otros portátiles gaming, pero es una inversión importante. Sobre todo porque estamos a las puertas de una renovación de la gama de tarjetas gráficas de Nvidia, con posible compatibilidad con ray-tracing.

análisis del HP Omen 15

Por todo eso, a la hora de comprar un HP Omen 15 recomendamos buscar ofertas y descuentos. La propia página oficial de HP está ofreciendo descuentos del 15% en estos momentos; unos descuentos que también encontramos en tiendas online como Amazon. Si consigues una buena oferta, el Omen 15 es un portátil gaming para presumir.