Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Las empresas tecnológicas son los nuevos enemigos de la sociedad

Las empresas tecnológicas son los nuevos enemigos de la sociedad

A pesar de que antes era completamente al contrario, las tecnológicas se están volviendo los enemigos de la sociedad.

Las tecnológicas poco a poco están dejando de convertirse en las gran amadas para ser los enemigos de la sociedad ¿Quién no soñaba antes con trabajar en Google? Ahora, nadie quiere: explotaciones, mal ambiente de trabajo e incluso abusos sexuales; pero no solo en Google, sino en todas las tecnológicas en general: pasa lo mismo en Facebook y casi cualquier otra que podamos pensar.

Pero no es solo la opinión de los empleados: la de los clientes también está cambiando del amor al odio. El caso más claro es el de Uber, por ejemplo, aunque en este en concreto es amor y odio a partes iguales. Y esto no solo está ocurriendo porque la opinión de la gente esté cambiando (y con razón), sino porque además los gobiernos están induciendo odio hacia las grandes tecnológicas.

Piénsalo: ¿cuál es tu opinión sobre Google? ¿ha cambiado recientemente? ¿y sobre Facebook? Lo mismo sobre Amazon, probablemente; estas tres, son de las compañías de Internet más consolidadas y que al mismo tiempo más críticas están sobrellevando ahora mismo.

Estas tres grandes, de las más grandes, de hecho, son las causantes de muchas pérdidas: en el caso de FB por ejemplo poco hay que decir, pues los últimos acontecimientos han demostrado lo que imaginábamos: nos ha robado la privacidad por completo; y en el caso de Google, más de lo mismo: hemos perdido la confianza completamente; en el caso de Amazon, su mayor crítica es que está precarizando el mercado laboral del comercio.

Las tecnológicas eran guays; ahora, son odiadas. “Don’t be evil”, decían

empresas tecnológicas

Esto es lo que ha ocurrido, por ejemplo, con el decretazo de los VTC, aprobado ayer, o con la ‘Tasa Google’ que está aplicando la Unión Europea: no es que los gobiernos nos manipulen en este sentido, sino que está avivando el odio hacia estas compañías. Pero no es solamente en España: en la India por ejemplo se tachó de neocolonialista un proyecto de Facebook para que los usuarios del país pudiesen consultar la red social (y otros servicios) sin gastar Internet.

Parece que el ciclo de las tecnológicas es ser amadas, y luego ser odiadas

Es bastante curioso con todas y cada una de las compañías tecnológicas: cuando se han consolidado y han adquirido un inmenso poder, es como si la cara de la moneda se voltease y la opinión de los usuarios cambiase totalmente, a peor.

Y esto se ve también en función de cuánto tiempo lleve una sociedad usando el Internet: cuando más tiempo pase, peor es la opinión de los usuarios sobre las tecnológicas.

Por ejemplo en Kenia, donde podemos decir que el uso de Internet es reciente, la opinión de los usuarios es muy positiva. En América del Norte y Europa, donde llevamos años con Internet, está totalmente cambiando para convertirse en una visión más preocupada acerca de la expansión de estas empresas. «La familiaridad genera desprecio», explica Fen Hampson, director de seguridad global y política de CIGI, la compañía que precisamente ha realizado esta encuesta.