Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Nuevo impuesto a los servicios digitales en España: a quién perjudica y cuánto gravará

Nuevo impuesto a los servicios digitales en España: a quién perjudica y cuánto gravará

El nuevo impuesto a las tecnológicas en España ha sido anunciado como parte de los Presupuestos Generales, pero ¿a quién afectará?

Hoy se ha presentado el acuerdo para los Presupuestos Generales del Estado para 2019, y como no podía ser de otra manera, viene con polémica para el sector tecnológico.

El acuerdo entre el PSOE (en el gobierno pero con apoyos cambiantes) y Unidos Podemos (en la mejor situación de su historia para influir al gobierno) dará mucho que hablar en los próximos días. Los llamados “presupuestos más de izquierdas de la democracia” incluyen muchos cambios; entre los que se encuentran la subida del salario mínimo a 900 €, y la imposición de nuevos impuestos, como el IRPF y del patrimonio a las rentas más altas.

Así es el nuevo impuesto a las tecnológicas en España

Pero sin duda alguna, en el sector tecnológico estábamos más pendientes de la llamada “Tasa Google”; un nuevo impuesto llamado así porque el gigante tecnológico sería el gran perjudicado, aunque no el único. Finalmente, el acuerdo ha materializado este impuesto, que oficialmente se llama “Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales”.

Con un nombre tan vago es difícil saber cuál es el objetivo de este impuesto; pero en el texto del acuerdo está más claro: las grandes empresas tecnológicas que ofrecen servicio en España y que en la actualidad no tributan. La situación de estas grandes empresas es muy polémica, especialmente por la cuestión de dónde y cómo pagan impuestos; por ejemplo, es bien sabido que muchas tecnológicas tributaban en Irlanda gracias a acuerdos especiales, que han sido denostados como ilegales por la Unión Europea.

Qué servicios sufrirán impuestos

El nuevo impuesto busca solucionar esto, con una nueva tasa del 3% a ciertos tipos de servicios. En concreto, los afectados son:

  • Los servicios de publicidad en línea.
  • Los de intermediación en línea.
  • La venta de datos generados a partir de información del usuario.

Un mero vistazo nos dice que es un impuesto hecho a medida de Google, Facebook, y otras empresas de la Web que ofrecen servicios gratuitos; pero que ganan dinero obteniendo datos de los usuarios y usándolos para mostrar publicidad personalizada.

Para no perjudicar a los servicios de la competencia, el acuerdo aclara que este impuesto sólo se aplicará a empresas con ingresos anuales de 750 millones de euros o más en todo el mundo, y con ingresos de 3 millones de euros o más en España. Por lo tanto, sólo las empresas más grandes deberían pagar este impuesto.

¿Cómo afectará a las compañías y los usuarios?

Por supuesto, hay grandes dudas de cómo se aplicará este impuesto y cómo afectará a los usuarios. Es poco probable que Google y otras webs empiecen a cobrar por servicios que ahora son básicos, como la búsqueda; pero no sería de extrañar que apareciesen nuevos servicios de pago para compensar. Además, también cabe preguntarse cómo afectará esto al precio de dispositivos como el Google Home.

También están en duda los futuros proyectos de estas empresas en España; si implementar una nueva función supone pagar más impuestos, puede que decidan dejar fuera al país. Sin embargo, las consecuencias de este impuesto aún no están del todo claras; más aún, este es sólo un acuerdo entre PSOE y Unidos Podemos que ahora tendrá que pasar por las cámaras y ser aprobado. No nos cabe duda de que seguirá dando que hablar.