Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

El verdadero origen de Ctrl+Alt+Supr, el atajo que nos ha salvado infinidad de veces

El verdadero origen de Ctrl+Alt+Supr, el atajo que nos ha salvado infinidad de veces

Puede que no conozcas el origen de Ctrl+Alt+Supr, el atajo de teclado que nos ha salvado en más de una ocasión y que es prácticamente universal.

¿Cuántas veces habrás pulsado la combinación de teclas Ctrl+Alt+Supr? Yo puedo decir que han sido demasiadas para contarlas; durante una buena parte de mi vida, parecía que eran las teclas que más usaba del teclado, lo cual es algo triste.

El comportamiento de Ctrl+Alt+Supr ha variado con los años y los sistemas operativos; pero casi siempre tiene la misma función: parar lo que el ordenador está haciendo al instante. En equipos antiguos, este era básicamente un atajo para reiniciar la máquina; pero en sistemas modernos se usa para lanzar un menú especial del sistema operativo o para abrir el administrador de tareas.

El creador de Ctrl+Alt+Supr

Por lo tanto, Ctrl+Alt+Supr se usa principalmente cuando algo no va bien. Es como un “botón del pánico”; uno que pulsamos cuando notamos que nuestro PC no responde a nuestros comandos, o lo hace de manera lenta, o hace cosas que no nos esperaríamos. Siempre ha sido una especie de último recurso cuando las cosas se torcían.

Pero, ¿siempre fue así? ¿A quién se le ocurrió y cómo nació esta combinación? Aunque la historia no es precisamente secreta, un nuevo vídeo de Great Big Story ha puesto a su creador en los focos, casi cuarenta años después.

(University of Dayton)

El creador de Ctrl+Alt+Supr fue David Bradley, uno de los ingenieros que desarrollaron el ordenador IBM original; este fue el ordenador que definió el concepto de “PC”. Y de hecho, durante años los ordenadores presumían de ser “IBM compatible”; tal fue la influencia y la importancia de esta computadora en la historia de la informática.

El IBM PC, un pionero de la informática

El IBM PC definió a principios de los 80 muchas de las partes que hoy en día son consideradas imprescindibles en un ordenador; el que definió el factor de forma de los ordenadores y el que popularizó conceptos que hasta entonces eran sólo para ingenieros.

Una de las innovaciones presentadas por el IBM PC fue la BIOS (Basic Input/Output System). Un sistema básico que se ejecuta antes que cualquier otra cosa cuando encendemos el ordenador; se encarga de comprobar el hardware e iniciar el gestor de arranque del sistema operativo. Hoy en día la mayoría de sistemas modernos usan el sucesor, llamado UEFI, y la mayoría de la gente ni siquiera lo ve cuando enciende el ordenador; pero cumple funciones similares.

(Ruben de Rijcke)

Como desarrollador de la BIOS original, David Bradley fue todo un pionero que tuvo que lidiar con infinidad de problemas, incompatibilidades y bugs. Cada fallo que se encontraba bloqueaba el ordenador en el que estaba desarrollando; así que tenía que apagar el ordenador, esperar un momento, volverlo a encender, y esperar a que una prueba automática terminase para poder continuar trabajando.

Eso era mucho tiempo perdido para cada pequeño problema que se encontrase; justo lo que no quiere alguien que se dedica a encontrar problemas y solucionarlos. Por eso el equipo se planteó incluir un botón de reinicio físico en el ordenador. Sin embargo, se pensó que eso podría ser demasiado arriesgado, ya que supondría perder todos los datos; y de todas formas, eso no solucionaba el problema de tener que esperar a que las pruebas terminasen.

El origen de Ctrl+Alt+Supr

La solución finalmente fue crear un atajo de teclado que reiniciase el sistema sin tener que pasar por las pruebas de después del encendido; algo así como un “reinicio suave”. El atajo terminó siendo Ctrl+Alt+Supr; la elección fue simplemente porque eran tres teclas que no normalmente no pulsarías al mismo tiempo por error; aunque Ctrl y Alt están cerca la una de la otra, la tecla Supr (o DEL en teclados ingleses) está en el otro extremo del teclado.

Este atajo reiniciaba el sistema en entre diez y quince segundos; por lo que se ahorraban minutos cruciales en cada reinicio, y a su vez, varias horas de trabajo en total que antes se perdían.

Lo interesante, es que en su momento Ctrl+Alt+Supr no era nada especial; era más una herramienta para los desarrolladores del IBM PC que algo pensado para el usuario. Pero como el atajo se quedó en la arquitectura, los sistemas operativos pudieron usarlo para sus propios menesteres; si detectaban la señal, podían obligar al reinicio del sistema incluso si este estaba completamente bloqueado, o como es el caso en la actualidad, abrir programas relacionados con el sistema.

Con el tiempo, Ctrl+Alt+Supr se convirtió en un “icono”, en palabras de Bradley; toda una representación de la cultura “geek” que aún hoy en día es reconocido como tal.

Imagen portada: Burdo Diseños