Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Ver a un robot haciendo parkour parece algo irreal

Ver a un robot haciendo parkour parece algo irreal

Boston Dynamics, el famoso diseñador de robots, ha presentado una nueva versión del Atlas, un robot que hace parkour con sorprendente precisión.

Los robots no crecen como los seres humanos, pero en cierta forma su proceso de maduración no es muy diferente a nuestro proceso de envejecimiento. Lo que hace unos años era imposible para un robot, hoy es de lo más sencillo; y en algunos casos, incluso sin modificaciones de hardware.

El Atlas, el robot desarrollado por Boston Dynamics, es un buen ejemplo de cómo un robot puede “crecer”. Cuando lo vimos por primera vez hace ya cinco años (cómo ha pasado el tiempo, ¿no?), su principal característica es que era grande; con 1,8 metros de altura y una forma humanoide, realmente parecía un ser humano de lejos. Pero ya está, en realidad no podía hacer mucho, y menos sin cables de seguridad que lo sostuviesen por si acaso.

El robot que hace parkour

Una lágrima recorre nuestro rostro cuando vemos a aquel Atlas dar saltos y subir escaleras de manera dinámica; de hecho, más es más dinámico que muchos de los que escribimos en Omicrono. Los robots son como los niños, antes de que te des cuenta han se han hecho mayores.

Que un robot ande a dos patas ya es un logro; así que, en ese contexto, que consiga calcular la fuerza exacta necesaria para dar saltos y evitar obstáculos es todo un salto adelante, y nunca mejor dicho.

Para conseguirlo, sus algoritmos no solo tienen que detectar los obstáculos; también realizar cálculos en tiempo real de cómo colocar el peso de su cuerpo y cuándo aplicar la fuerza en las piernas. Las caderas cumplen aquí una importante función; con el ángulo correcto para compensar la pérdida de equilibrio.

Salvará las vidas de personas atrapadas

Teniendo en cuenta que pesa 80 kg, podemos decir que lo consigue mucho mejor que muchas personas que conocemos que pesan lo mismo. Eso sí, puede saltar obstáculos y escalones de hasta 40 centímetros; más altos y acabará en el suelo.

Boston Dynamics ya no pertenece a Google; pero sus desarrollos no han parado bajo sus nuevos propietarios, el gigante japones Softbank. ¿Y para qué querría un robot como este? Para mucho más que para hacer vídeos espectaculares; una posible utilidad está en tareas de rescate, para alcanzar víctimas atrapadas.

Pero no podemos olvidar que estos vídeos son algo más que entretenimiento para frikis de la tecnología como nosotros; también ayudan a concienciar sobre el futuro de la robótica, que cada vez está más cerca.