Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Así se mide el odio en las redes sociales

Así se mide el odio en las redes sociales

Un español ha desarrollado un algoritmo capaz de medir el odio en redes sociales. En concreto lo ha aplicado en Twitter y los resultados son sorprendentes.
1/11/2018 a las 13:55 UTC · Alvarez del Vayo

Las redes sociales llevan apenas una década entre nosotros pero se han convertido en el escaparate de la opinión pública. Han permitido que cualquier persona, simplemente contando con acceso a Internet, pueda proclamar a los cuatro vientos lo que opina. O lo que odia.

El propio Tim Berners Lee, padre de Internet, ha comentado que esto es un problema y que en las redes sociales la propagación del odio parece tomar el control.

En realidad la cantidad de mensajes de odio que se publican no es muy elevada, pero sí es cierto que logran una visibilidad mayor de la deseada. Esto es lo que ha demostrado el algoritmo creado por el español Juan Carlos Pereira Kohatsu, ingeniero informático y científico de datos.

Midiendo en odio en Twitter

Este formulación matemática ha sido desarrollada como extensión de su trabajo de fin de máster en el que se centraba en el odio en las redes sociales. Ha sido el Ministerio del Interior en España el primer organismo en aplicarlo para medir la cantidad de mensajes de odio que se emiten en esta red social. Y la verdad es que la cantidad es bastante baja.

Mapa de odio en Twitter

Este algoritmo rastrea aproximadamente el 33% de los tweets emitidos en España en un día, unos 6 millones. De todos esos entre 3000 y 4000 son considerados de odio por las palabras o expresiones que contienen.

Si proyectamos eso al total de los mensajes en esta red social en nuestro país vemos cómo de forma bastante estable sólo un 10% de los tweets son de este tipo. Esto significa que sólo un 0.2% de los mensajes del día son de odio.

Son pocos pero se ven mucho

El problema de este tipo de mensajes es que aunque normalmente son respuestas a otros y sólo debería verlo la persona a la que responde el autor y los contactos que tengan en común, demasiadas veces los usuarios los retuitean o marcan como favoritos, expandiendo su alcance mucho más allá de su límite natural.

Miguel Camacho, jefe de la Oficina Nacional de Lucha contra Delitos de Odio,  perteneciente al Ministerio del Interior, indica que esto es así porque los propios sesgos cognitivos del ser humano hacen que nos centremos más en los mensajes negativos que en los positivos.

La idea de este programa es servir como termómetro de las opciones acerca de un tema en la red social. Por el momento no se aplica en otras plataformas pero sería una forma bastante efectiva de comprobar si realmente el odio impera en Internet o es sólo que, aunque son pocos, forman mucho ruido.