Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Cómo escoger el tamaño de televisor idóneo para tu casa

Cómo escoger el tamaño de televisor idóneo para tu casa

Más tarde o más temprano acabarás comprándote un televisor y te surgirá la gran duda, ¿qué tamaño escoger? Hoy te ayudamos con esa difícil decisión.

Antes o después acabarás comprándote un televisor, puesto que todos los hogares cuentan con este icónico dispositivo. El mercado de los televisores crece sin parangón y ofrece una gama cada vez más amplia, lo que genera muchas dudas a los potenciales compradores.

¿Cómo escoger el tamaño de televisor ideal para ti? En Omicrono te lo contamos.

Televisores de 24 a 38 pulgadas

Si eres de los que quiere el televisor para ponerlo en el escritorio de tu habitación o en la cocina, el tamaño ideal se encuentra entre las 20, 24 y 28 pulgadas. Como es obvio, nos referimos a espacios pequeños, no es lo mismo una habitación o cocina de 10 metros cuadrados que una de 30.

Este pequeño tamaño también está relacionado con el uso, normalmente en dichas estancias se hace un uso moderado de la televisión. Si vamos a utilizarlo mucho, quizás sea mejor optar por tamaños más grandes.

Pxhere

En este punto hacen presencia los televisores de 30 a 38 pulgadas; éstos pueden ser ideales para salones pequeños. La regla de los 4,5 centímetros por pulgada puede servir para orientarnos respecto a la distancia ideal con nuestro televisor.

Lógicamente, el precio también es relevante. Los televisores del rango de las 20 pulgadas hasta las 36 son muy económicos, hablamos desde menos de 100 euros hasta 350-400. Por otro lado, lo que se gana en comodidad por su tamaño resulta en imágenes de peor calidad. Aún así, hay que tener en cuenta que la mayoría de contenido emitido por los canales está en HD.

Aunque aún existen salones con televisores de este tamaño, lo cierto es que los usuarios cada vez tienden a mayores tamaños. Antes 40 pulgadas era considerado un tamaño grande; ahora, es una cifra que puede quedarse corta incluso.

@mrrrk_smith en Unsplash

Televisores de 40 a 50 pulgadas

Como nos comentó Samsung cuando asistimos al IFA, los usuarios prefieren pantallas cada vez más grandes. No sería extraño que dentro de poco las 50 pulgadas sean un tamaño estándar para los televisores de los salones.

Hasta hace nada las 40 pulgadas eran un tamaño enorme, pero los tiempos han cambiado. Muchos hogares ya cuentan con televisores de 40, 42 o 43 pulgadas, puesto que las 3x pulgadas se quedan cortas. También es cierto que los televisores son mucho más livianos y se pueden colocar más fácilmente en los salones. La opción de colgar un televisor directamente de la pared hace más fácil emplear uno de más de 40 pulgadas.

@loewe en Unsplash

Las televisiones de este rango de pulgadas ya pueden ofrecer contenidos 4K y son ideales para salones medianos-grandes y un uso más frecuente que el rango anterior; aunque, nos encontramos con el mismo problema, los canales emiten en HD y el 4K queda casi reservado a series y películas.

Si hablamos de 50 pulgadas es obvio que ya hay que contar con un gran espacio para su instalación. Además, se encuentran en el límite para pasar a un rango de pulgadas mucho mayor y, por ende, mucho más caro.

El rango de precios aumenta notablemente respecto a las televisiones menores de 40 pulgadas. En este caso, hay televisiones de 40 a 50 pulgadas a la venta desde los 400 hasta los 1000 euros. Pese al aumento de precios, siguen siendo bastante económicos en relación con lo que se ofrece.

Samsung

Televisores de 55 a 80 pulgadas

Basta con darse un paseo por las tiendas de electrónica para ver los descomunales tamaños por los que apuestan las marcas. Precisamente, si las marcas lo hacen es porque las personas cada vez son más proclives a comprar televisores más grandes.

Los televisores de 55 pulgadas en adelante ofrecen una experiencia infinitamente más inmersiva que sus hermanos pequeños. No es lo mismo ver un partido de fútbol o una película en una TV pequeña que en una de estas inmensas pantallas.

Estos televisores tienen un precio mucho más alto que las anteriores y ocupan bastante más espacio. Eso sí, si tienes una casa grande podrás disfrutar mucho más de los ratos en el sofá. ¿A quién no le gustaría tener una TV así?

LG

En este sentido, los televisores de 75 y 80 pulgadas son los elegidos por las marcas para disfrutar del 8K. Aún así, son muchos los que ven una locura pasar al 8K cuando todavía no existe una adaptación real al 4K.

Los pocos contenidos existentes en 8K se diferencian enormemente del 4K en el detalle de las escenas. Ver un paisaje en 8K nos transporta de tal modo que parece que estemos allí.

Los televisores de 55 a 75 pulgadas pasan a costar miles de euros, desde los 1 500 hasta cifras que pueden alcanzar los 10 000 euros. No nos vamos a engañar, estos dispositivos están enfocados al público con mayor nivel económico.

JESHOOTScom en Pixabay

No solo importa el tamaño

Muchos usuarios no caen en que una pantalla más grande no tiene que significar más calidad. Una pantalla gigante mostrará una imagen del mismo tamaño; sin embargo, lo que importa realmente es la resolución. A mayor tamaño más píxeles son necesarios para que la imagen no se vea borrosa; esto es, el procesamiento de imágenes debe ir acorde con el tamaño.

Cuanto más grande sea la pantalla más difícil será encontrar un sitio para situarla. Además, hay que tener en cuenta que las TV son complementos que no buscan dominar una estancia. Por esta razón hay que establecer un tamaño acorde con el espacio que contamos.

Para ello, existen diversas guías de ayuda de los propios fabricantes. Panasonic cuenta en su blog las distancias ideales para cada tamaño y el ángulo para obtener las mejores imágenes.

En este caso, aluden a la regla de los 4.5 centímetros por pulgada que hemos comentado anteriormente; esto es, una distancia aproximada de medio metro por cada 10 pulgadas que tenga la TV. Incluso se recomienda añadir un poco más de distancia para asegurar la comodidad de la vista y aprovechar la densidad de los píxeles y la resolución.

Como habréis notado, comprar una televisión no es tan fácil como parece. Antes de tomar una decisión lo ideal es analizar la serie de factores diferenciadores de cada hogar para comprar algo que realmente se ajuste a nuestras necesidades y opciones.

Foto destacada: @jenskreuter en Unsplash.