Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

La nueva tecnología implementada por Netflix da algo de miedo

La nueva tecnología implementada por Netflix da algo de miedo

La nueva tecnología desarrollada por ingenieros de Netflix permite controlar apps con la cara, sin necesidad de tocar nada.

Seamos sinceros, la interfaz de las apps no ha cambiado mucho desde la llegada de los smartphones; se han adaptado perfectamente a las pantallas táctiles que llevan la inmensa mayoría de dispositivos.

Así que casi todas las apps se basan en lo mismo. Tocar rectángulos, menús y opciones con el dedo. Muy intuitivo, pero a estas alturas no podemos decir que sea nada innovador. Pero puede que esa no sea la única manera de interactuar con una app; aprovechando todas las nuevas tecnologías que incluyen los smartphones modernos.

Netflix experimenta con controlar apps con la cara

Por ejemplo, cada vez más móviles tienen una o dos cámaras en la parte delantera; además de todo tipo de sensores, normalmente usados para desbloquear el móvil con un escáner de cara o de iris. ¿Por qué no aprovechar todo eso para interactuar con el usuario de otra manera?

Eso es lo que se han preguntado los ingenieros de Netflix, que han presentado una tecnología llamada EyeNav. Como su nombre indica, nos permite controlar la app de Netflix sólo con la mirada y expresiones faciales; de hecho, incluso podemos controlar la app sin darnos cuenta.

EyeNav ha sido presentada en el Hack Day Fall 2018, un evento en el que los empleados de Netflix han podido demostrar las ideas que han tenido este año. Por lo tanto, hay que aclarar que no se trata de un desarrollo oficial, y que no llegará a la app oficial de Netflix; al menos, no en el futuro cercano.

Parar vídeos sacando la lengua, lo nuevo de Netflix

En vez de eso, la presentación es más una prueba de concepto, de cómo sería controlar nuestras apps con la cara. Ya hay tecnologías capaces de detectar qué es lo que estamos mirando; pero EyeNav además se fija en las expresiones faciales, y es capaz de reaccionar incluso a movimientos sutiles.

El resultado es que, sólo con mirar el móvil (la tecnología se demostró en un iPhone) la app sepa qué es lo que queremos ver. Por ejemplo, si sonreímos, es que queremos ver lo que estamos mirando.

De hecho, al sistema no le falta algo de humor: para parar el vídeo que se está reproduciendo sólo tenemos que sacar la lengua.

Este es un sistema que tiene mucho potencial en todo tipo de apps; pero aún pasará un tiempo para que se popularice.