Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Nadie sabe cómo la IA de Google sabe tu sexo solo con mirarte la retina

Nadie sabe cómo la IA de Google sabe tu sexo solo con mirarte la retina

El sistema de aprendizaje automático de Google es capaz de detectar el sexo con la retina, pero nadie sabe cómo es capaz de hacerlo.

El aprendizaje automático y la Inteligencia Artificial están ampliando los límites de lo que es posible en medicina; es inevitable que pronto nuestros médicos usen estas nuevas tecnologías en sus diagnósticos. De hecho, Google, una de las compañías que más está invirtiendo en aprendizaje automático, ya está lista para usarlo en el día a día.

Y parece que tiene motivos para ser tan optimista. Los estudios publicados hasta ahora demuestran que estos sistemas pueden ser igual de buenos que un médico de verdad; e incluso en algunos casos, hasta pueden superarlos.

El sistema de Google puede detectar el sexo con la retina

Ese fue el caso de un estudio del que ya os hablamos en su momento, de cómo Google usó el aprendizaje automático para obtener datos de pacientes sólo con mirarle a los ojos. En concreto, con un escáner retinal el sistema fue capaz de deducir información muy valiosa; como por ejemplo, si el paciente fumaba, si podía tener riesgo de infarto, o incluso si era hombre o mujer.

En su momento este estudio ya fue rompedor. Pero ahora un detalle que pasó desapercibido ha vuelto a crear debate en la comunidad científica; y es que, ¿cómo fue posible este sistema de averiguar el sexo de los pacientes si los propios médicos fueron incapaces?

Y es que, en realidad, los médicos no conocen ningún método para averiguar el sexo de un paciente sólo con la retina. Así que, en el estudio, los médicos que también diagnosticaron a los pacientes tuvieron un acierto de 50-50; como es lógico, acertar fue más cuestión de suerte que otra cosa.

Cómo consigue algo que los médicos no saben hacer

En cambio, el sistema de Google tiene un AUC (área bajo la curva) de 0,97; es decir, que la probabilidad de que acierte el sexo de la persona es casi completamente segura.

¿Cómo es posible que el sistema de Google sea capaz de reconocer el sexo de una persona por su retina, cuando los médicos no lo son? El problema es que nadie lo sabe aún; este tipo de sistemas de aprendizaje automático son una especie de “caja negra”, y sólo con el análisis concienzudo de su funcionamiento es posible llegar a la conclusión.

Por el momento, nadie sabe con seguridad cómo el sistema lo ha conseguido, aunque hay teorías. Una de ellas es que se fija en detalles que los médicos no, como el grosor de los vasos sanguíneos; que de alguna manera el sistema se haya dado cuenta de estas diferencias durante el aprendizaje y lo haya usado.

Claro, que también puede ser que los médicos sí sean capaces de hacer lo mismo; es sólo que nunca lo han intentado. Normalmente el médico ya sabe el sexo del paciente antes de comprobar su retina.

Sea como sea, es otra muestra de lo interesante que se está volviendo la medicina con estos avances.