Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

La fusión nuclear definitiva: ya saben cómo hacerla posible

La fusión nuclear definitiva: ya saben cómo hacerla posible

En el MIT se está desarrollando un nuevo reactor nuclear capaz de, en teoría, generar energía neta tras su uso, gracias a unos nuevos imanes.
7/11/2018 a las 18:21 UTC · Alvarez del Vayo

La energía, o su generación, se ha convertido en uno de los mayores problemas de la humanidad. La necesitamos tanto que nuestra dependencia de ella está a unos niveles jamás alcanzados. En el último siglo hemos visto cómo los combustibles fósiles han sido los protagonistas de forma mayoritaria aunque en los últimos años las energías renovables han cobrado mucha relevancia. Hace poco hablábamos del combustible líquido capaz de almacenar la energía del sol.

Pero aún hoy la energía nuclear es muy importante. Y dentro de este tipo de creación de calor y energía la fusión ha sido casi un mito en las últimas décadas. Son muchos los que ha buscado la forma de realizar este proceso de forma estable y con ganancia neta de energía, pero hasta ahora sólo se ha logrado de manera puntual y con más energía de la que se extrae del proceso.

El MIT apunta alto

El Instituto Tecnológico de Massachusetts, el MIT, ha anunciado que está construyendo un nuevo reactor que, según sus cálculos, creará una ganancia neta de energía cuando se ponga en marcha.

La clave ha sido la capacidad de crear imanes del tamaño suficiente como para crear campos magnéticos que permitan que la unión de los átomos de deuterio y tritio se unan y en el proceso se pueda obtener más energía de la que se requiere para esa fusión. Y eso es clave dado que los átomos de esos materiales sólo se unen con temperaturas de cientos de millones de grados y como es lógico para alcanzarlas necesitamos cantidades ingentes de energía.

Reactor tokamak en el laboratorio de fusion JET en Reino Unido

Los nuevos imanes podrían mantener aislados los átomos de esos materiales haciendo que no entraran en contacto con otra materia. Además, permitirán hacer el reactor mucho mas pequeño, lo que implica que también será mucho más barato.

Los campos magnéticos también ayudarán a que los materiales superconductores pueda funcionar a altas temperaturas ya que normalmente funcionan mejor a bajas temperaturas.

Cuando se haya terminado la construcción de estos imanes se procederá a crear el SPARC, un reactor similar a los que hay en funcionamiento en algunos laboratorios como veis en las imágenes.