Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Facebook permitió que varias compañías accediesen a mensajes privados de usuarios sin su permiso

Facebook permitió que varias compañías accediesen a mensajes privados de usuarios sin su permiso

La revelación de que compañías podían leer los mensajes privados de Facebook y otros datos de usuarios sin su permiso explícito es otro escándalo más.

Nuevo amanecer, nueva bomba informativa relacionada con Facebook. Las decisiones tomadas por la directiva en los últimos años están saliendo a la luz en el peor momento, justo cuando la compañía está en el ojo del huracán por el escándalo de Cambridge Analytica.

Fue por culpa de esa y otras organizaciones que Facebook decidió limitar la cantidad de información que las apps podían obtener; esta decisión se tomó antes de la revelación pública de la filtración de datos que afectó a decenas de millones de usuarios. De esta manera, cuando el escándalo ocupó los titulares de todo el mundo, Facebook pudo decir orgullosa que ya había solucionado ese problema, y que las apps ya no podían acceder a información de usuarios sin su permiso expreso.

Excepto que eso no era del todo cierto. La última publicación de The New York Times revela que Facebook ha seguido ofreciendo acceso especial a algunas compañías, gracias a acuerdos que han permitido acceder a todo tipo de información de los usuarios sin su permiso.

Qué compañías podían leer los mensajes privados de Facebook y obtener más información

Basándose en documentos internos obtenidos el año pasado, y testimonios de decenas de ex-empleados de Facebook, el periódico ha publicado una lista de compañías con acceso exclusivo a los datos de los usuarios; en algunos casos estos acuerdos ya tienen ocho años, mientras que otros seguían con efecto este mismo 2018.

Las compañías que obtuvieron datos de los usuarios sin su permiso expreso son:

  • El buscador Bing de Microsoft pudo obtener los nombres reales de todos los amigos de cualquier usuario de Facebook sin su consentimiento.
  • Amazon pudo obtener los nombres de usuarios y la información de contacto de amigos de usuarios.
  • Yahoo podía ver las publicaciones de amigos de cualquier usuario. Este acuerdo aún estaba en vigor el pasado verano.
  • Apple tenía acceso a los contactos y las entradas de calendario de los usuarios, incluso si estos habían deshabilitado la opción de compartirlos. Este acuerdo aún está en vigor.
  • Netflix, Spotify y el Royal Bank of Canada podían leer los mensajes privados de usuarios de Facebook sin su conocimiento.

Estos acuerdos estaban planteados para que fuesen beneficiosos para ambas partes. A cambio de este acceso exclusivo, Facebok podía atraer a más usuarios usando estos servicios; y las compañías obtenían datos muy valiosos que les ayudaban a mejorar su servicio.

Por ejemplo, para Amazon esta información podía servir para luchar contra las opiniones fradulentas en su tienda, realizadas por personas falsas. Para Spotify, poder acceder a nuestros mensajes privados le ayudó desarrollar nuevas funciones, como la que permitía enviar canciones a través de los mensajes privados de la red social.

Las compañías se lavan las manos y Facebook se pone a la defensiva

No todos los acuerdos eran iguales. En algunos casos eran simples integraciones en el sistema operativo del móvil del usuario. Es el caso de Apple, que ha declarado que desconocía que tuviese acceso especial a datos de usuarios, y que creía que los datos de los usuarios no salían nunca del dispositivo.

En el pasado Apple y su CEO Tim Cook han sido especialmente críticos con el modelo de negocio de Facebook; llegando a presumir de no seguir las mismas prácticas. Este caso puede manchar esta reputación de Apple, y por eso ha intentado desmarcarse de este esquema.

En otros casos, el acuerdo permitía la personalización de la experiencia. Es el caso de Bing, que podía personalizar resultados de búsqueda dependiendo de la información que obtenía de Facebook. Microsoft ha prometido que ya ha borrado los datos que obtuvo de Facebook de esta manera; y Facebook ha confirmado que Microsoft sólo podía acceder a datos que estuviesen configurados como “públicos” por el usuario.

Por último, el tercer tipo de acuerdo era el más especial, el que permitió a contadas compañías el acceso directo a los mensajes privados de los usuarios. Esto se consiguió gracias a una API ya vieja, del 2010, que permitía un gran acceso a los desarrolladores de apps de mensajería instantánea; después del lanzamiento de Facebook Messenger, se descartó, hasta que pudo ser usada de nuevo para estos acuerdos.

Facebook no ha respondido directamente a estas revelaciones. En vez de eso, se ha centrado en dejar claro que estos acuerdos no chocan con el que tiene con la Comisión Federal de Comercio estadounidense; en 2011, la compañía se comprometió con el organismo a no compartir información de sus usuarios sin su permiso.

Para Facebook, estos acuerdos no contradicen este compromiso, ya que considera que se firmaron sólo para poder ofrecer funciones específicas de Facebook, y no de esos otros servicios. Es decir, que como estas compañías usaban los datos para ofrecer servicios de Facebook, técnicamente no considera que haya compartido datos con terceros ni que los haya vendido.

Es un punto de vista curioso, como mínimo, pero hay serias dudas de que consiga convencer a legisladores y políticos.