Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Muere Evelyn Berezin, la creadora del primer procesador de textos

Muere Evelyn Berezin, la creadora del primer procesador de textos

La creadora del primer procesador de textos, Evelyn Berezin, ha muerto a los 93 años. Fue la artífice de una gran revolución en las oficinas.

Si hay una cosa que todo el mundo ha hecho con un ordenador, es escribir. Ya sea un documento de Office o Google Docs, una página web, o cualquier otra herramienta que se nos ocurra; siempre nos hemos encontrado unas funciones básicas que hacen que escribir en el PC sea infinitamente más eficiente que escribir en una máquina de escribir.

Y sin embargo, no hace tanto tiempo que aún dependíamos de máquinas de escribir para cualquier cosa, no hace tanto que llenaban las redacciones y las oficinas. Fue Evelyn Berezin, y la empresa que fundó y dirigió, Redactron Corporation, la que tuvo la idea de usar ordenadores para escribir textos y obtener ventajas que nunca tendríamos en una máquina de escribir.

La creadora del primer procesador de textos revolucionó las oficinas

Era 1969, y Berezin ya tenía mucha experiencia en el desarrollo de ordenadores diseñados exclusivamente para ciertas tareas; en su etapa trabajando para Underwood Corporation y Teleregister había desarrollado todo tipo de sistemas especializados. Desde calculadoras de trayectorias para el ejército, hasta los primeros ordenadores de oficina o los primeros sistemas de reserva de billetes. Estos sistemas sólo podían hacer una cosa, pero la hacían muy bien.

Con este bagaje, fundó Redactron, una compañía con un único objetivo: mejorar el trabajo de las secretarias de todo el país. Su idea se materializó en un sustituto de la máquina de escribir, diseñado con características y funciones para documentos de texto. Se llamó “Data Secretary” (Secretaria de Datos), y era enorme; basado en una máquina de escribir de IBM, algunos de los chips fueron diseñados por la propia Berezin.

Estos fueron los primeros “procesadores de textos”, porque eran literalmente eso, procesadores que permitían escribir texto y editarlo de manera sencilla. Pese a ser mucho más grandes y aparatosos que una máquina de escribir, un procesador de textos tenía ventajas como la posibilidad de editar el texto escrito, borrando partes, cortándolas y pegándolas en otro sitio.

Esto revolucionó la creación de documentos de texto. Algunas máquinas ya podían borrar la falta de ortografía ocasional, pero ¿borrar párrafos enteros? ¿Mover de sitio una frase? Eso abría muchas posibilidades, y lo mejor de todo es que no precisaba de conocimientos adicionales; incluso no hacía falta saber mecanografía si podías borrar tus errores.

Una mujer pionera

Lamentablemente, la propia Berezin no pronosticó que eso iba a hacer que el puesto de secretaria se convirtiese en redundante. Directivos, escritores o periodistas ya no necesitaban una secretaria a la que dictar documentos con rapidez y precisión; tenían las herramientas para solucionar sus errores y cambiar el texto como quisieran. La Data Secretary tuvo un gran éxito en oficinas, donde los empleados por fin podían escribir sus propios documentos sin peligro.

La era de Redactron fue corta, pero intensa. Pronto empezaron a aparecer los ordenadores personales tal y como los conocemos; no estaban especializados en una sola tarea, sino que podían hacer todo tipo de cosas, incluyendo el procesamiento de textos. Programas inspirados en la Data Secretary, con las mismas funciones. El procesador de textos pasó a ser software, y no hardware, aunque los conceptos son los mismos.

El nombre de Evelyn Berezin es uno de esos que deberían ser más conocidos de lo que son. Fue una de las muchas mujeres pioneras en la informática que han sido olvidadas con el tiempo; una injusticia que aún perdura con muchas de sus contemporáneas. Hoy en día, la falta de mujeres informáticas es un problema del que se habla mucho; pero tal vez la falta de referentes, o más bien el olvido de estas mujeres pioneras, tiene buena parte de culpa.

Evelyn Berezin murió con 93 años en Manhattan el pasado sábado 8 de diciembre.