Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

No, así no es como se reposta un Tesla

No, así no es como se reposta un Tesla

El vídeo en el que se muestra a una mujer intentando meter gasolina en un Tesla dice mucho de la situación actual de la industria.

Los coches eléctricos están cambiando la manera en la que conducimos, nuestras costumbres e incluso nuestros estándares. Ésta no será una adaptación sencilla, y el miedo al cambio aún se nota entre la población; pero con un poco de paciencia y una mente abierta, podremos solventar los pequeños tropiezos del camino.

Por ejemplo, tendremos que acostumbrarnos a que los coches eléctricos no se repostan con gasolina; esto puede parecer la mayor de las obviedades, pero para el conductor medio no es algo tan evidente. Hablamos de cambiar costumbres que llevamos repitiendo toda nuestra vida.

El vídeo viral en el que una mujer intenta meter gasolina en un Tesla

Por eso, no podemos sino simpatizar con la señora que se ha hecho famosa en toda Internet gracias a un vídeo viral en el que aparece intentando repostar un Tesla con gasolina.

No conocemos la historia detrás de este intento frustrado. ¿Por qué estaba conduciendo un coche que no sabe que es eléctrico? ¿Por qué nadie le dijo cómo tenía que recargar la batería cuando le dio las llaves (virtuales) del coche)? ¿Qué pretendía hacer con la manguera y el puerto de carga del Tesla?

Lo que es evidente desde el mismo momento en el que se pone a dar vueltas al coche, es que esta señora no sabe lo que es un Tesla ni cómo funciona. Tal vez pensó que simplemente era muy silencioso, o que la cabina estaba bien insonorizada. Puede que pensase que los indicadores de energía del cuadro de instrumentos eran sólo para aparentar.

El caso es que, pese a estas pistas, intentó meter gasolina en un Tesla. Afortunadamente, un buen samaritano se acerca al final del vídeo para informarle de qué es lo que está conduciendo y cómo tiene que recargarlo.

Es fácil reírse de esta situación, pero seguro que muchos directivos de la industria automovilística están mirando el vídeo con cara muy seria. Este es uno de los principales obstáculos para la implantación de cualquier nueva tecnología: que todo el mundo sea capaz de usarla. Si el mero hecho de recargar el coche supone una tarea tan complicada, nadie querría comprar un eléctrico; sólo los más entusiastas, y esos suponen una proporción muy pequeña del mercado.