Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Microsoft abandonaría Edge en favor de un nuevo navegador con el código de Chrome

Microsoft abandonaría Edge en favor de un nuevo navegador con el código de Chrome

El nuevo navegador de Microsoft basado en Chrome tiene el nombre clave de Anaheim, y sería el sustituto de Edge e Internet Explorer.

Microsoft estaría desarrollando un nuevo navegador, con la misma base que ya usa Chrome de Google. Una decisión sorprendente, pero que representa muy bien la nueva filosofía de la compañía.

Puede que Edge sea un navegador muy diferente a lo que era Internet Explorer. Puede que sea un navegador completamente recomendable, con un gran rendimiento y funciones interesantes. Pero para mucha gente, no es Chrome.

El navegador de Microsoft basado en Chrome

Eso puede estar cerca de cambiar, como adelantan en Windows Central; según fuentes anónimas de la compañía, Microsoft está desarrollando un nuevo navegador basado en Blink, el mismo motor de renderizado que usa Chrome. Y todo gracias al proyecto Chromium, que es de código abierto.

Aunque Chrome no es software libre, el motor de renderizado y otros elementos del navegador sí lo son. Eso es el proyecto Chromium, que libera su código para que cualquiera lo use. Gracias a eso, han aparecido muchos navegadores basados en Chromium, como el nuevo Opera, Brave, o Vivaldi.

Microsoft se sumará a la lista, tirando a la basura EdgeHTML, el motor de renderizado que usa Edge, y optando por Blink. El nuevo navegador tiene el nombre clave de “Anaheim”, aunque es muy posible que cuando salga oficialmente use el nombre de Edge. De hecho, incluso podría usar la misma interfaz que Edge, por lo que para el usuario no habría ninguna diferencia a simple vista; afectaría más al funcionamiento interno del navegador.

Anaheim funcionará como Chrome, aunque la interfaz sea diferente. Las páginas web se mostrarán y funcionarán igual que en Chrome; el rendimiento será muy similar y la compatibilidad con aplicaciones web será la misma.

Si no puedes con tu enemigo, únete a él

Depender de un tercero para algo tan importante como el motor de renderizado es inaudito para Microsoft.

Hubo un tiempo en el que Microsoft dominaba la Web. La inmensa mayoría de los internautas usaba su navegador, Internet Explorer; aunque había alternativas, y sinceramente, mucho mejores, Internet Explorer tenía la ventaja de venir preinstalado en Windows.

Las desventajas eran obvias; para Microsoft, los estándares web eran sólo una sugerencia, y eso obligaba a los desarrolladores a crear webs específicas para IE.  Mucho ha cambiado desde entonces. Microsoft cambió como compañía, y bajo el liderazgo de Satya Nadella, ha abrazado los estándares abiertos.

Internet Explorer murió y dejó paso a Edge, con un nuevo motor de renderizado, EdgeHTML, adaptado a los estándares HTML5. Sin embargo, para entonces ya era demasiado tarde. Chrome ya se había convertido en el navegador preferido de la mayoría de los internautas.

Esta decisión aún no es oficial; y probablemente falta un poco para que lo sea. Es posible que Anaheim no sea más que un proyecto interno de prueba, y que nunca vea la luz. Pero no dejaría de ser muy importante para el panorama de los navegadores web.