Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Prohibir los iPhone XS y XR Max en China, Qualcomm va a por todas

Prohibir los iPhone XS y XR Max en China, Qualcomm va a por todas

Qualcomm está llegando bastante lejos en su batalla legal contra Apple y ha dado un nuevo paso adelante: pide a China que deje de vender los nuevos iPhone.

Si bien podemos decir que Apple no es una empresa conflictiva, sí que ha sido objetivo de muchas demandas y litigios de otras empresas por cuestiones principalmente de patentes. Tras estar varios años enzarzados con Samsung, la batalla judicial que tienen con Qualcomm sigue adelante. Y esta vez parece ser que esta última es la más problemática, llegando a unos límites hasta ahora insospechados.

Hasta ahora la virulencia de esta batalla se había “limitado” a acusaciones y a demandas en diversos tribunales de todo el mundo. La semana pasada Qualcomm ganó una batalla en un tribunal chino que obligaba a que Apple dejara de vender iPhones viejos. Ahora va todavía más allá: ha pedido a China que deje de vender los nuevos iPhone, los iPhone XS y XR.

Qualcomm va más allá: le pide a China “banear” a los iPhone de última generación

Qualcomm pide a China que prohíba la venta de los nuevos iPhone

Según adelanta The Verge, tras la última victoria de Qualcomm en los tribunales chinos ha ido más allá y ha pedido a estos mismos tribunales que banee del mercado a los iPhone de última generación. El motivo es el mismo, un caso de infracción de patentes. Pero esta vez Qualcomm quiere que la prohibición de su venta se lleve por orden judicial, lo que impediría a Apple que se pudieran vender estos dispositivos.

No es la primera. El tribunal de China ya prohibió la venta de iPhones más viejos en el país gracias a la victoria de esta primera batalla por parte de Qualcomm, pero esta prohibición ha sido ignorada por Apple. La compañía afirma que la prohibición de venta atañe a dispositivos con iOS 11 instalado, y ahora que ha actualizado sus dispositivos a iOS 12, argumenta que se libra de esa prohibición y creen que pueden seguir vendiendo estos dispositivos, y eso ha seguido haciendo. Esto por supuesto ha enfurecido a Qualcomm.

Qualcomm pide a China que prohíba la venta de los nuevos iPhone

Pero hay más, ya que el Financial Times afirma que la prohibición del tribunal chino no hace alusión ninguna a la versión del sistema operativo instalada. Judicialmente esto no significa que Apple esté incumpliendo la condena, pero definitivamente Apple sí que debe solucionar este problema, y rápido. Los dispositivos que demanda Qualcomm que sean retirados del mercado chino son el iPhone XS, XS Max y XR.

La prohibición que inicialmente ganó Qualcomm atañe a los iPhone 6S, 6S Plus, 7, 7 Plus, 8, 8 Plus y X. Según los reportes del Financial y de nuevo según The Verge, Apple parece estar alegando que gracias a su nuevo sistema operativo estas patentes no se están incumpliendo, por lo que no se está violando la prohibición según él. Aunque esto, siendo realistas, es más que probable que sea un movimiento por parte de Qualcomm para abrir una negociación de acuerdos entre las dos compañías.

Qualcomm se está granjeando una mala fama

Qualcomm pide a China que prohíba la venta de los nuevos iPhone

La batalla legal entre Qualcomm y Apple ya viene de bastante atrás. De hecho está extendida en todo el mundo y abarca países como Estados Unidos, China, etcétera. El problema radica en que este paso de Qualcomm, teniendo el transfondo que tiene, es una jugada muy agresiva que llama la atención sobremanera.

Lejos de si Apple ha incumplido o no las normativas de patentes, lo cierto es que Qualcomm tiene más frentes abiertos. Varios gobiernos están recriminándole su actitud anticompetitiva, y en algunos casos han llevado a juicio a la compañía precisamente por estas prácticas. Y la firma estadounidense, lejos de ganar, ha perdido varios de estos casos.

Además, por mucho que la empresa tenga derecho a reclamar su derecho en este asunto de patentes en caso de ser una víctima, el pedir la prohibición de ventas del producto en un país es llegar demasiado lejos. Una táctica que si bien como decimos va a buscar la negociación entre las partes, es muy directa y es más que probable que no sea fructífera. La cuestión es si esto siquiera se tomará en cuenta y qué cartas jugará Apple en este tema.