Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

La sonda Voyager 2 llega al espacio entre las estrellas

La sonda Voyager 2 llega al espacio entre las estrellas

La NASA ha confirmado que la Voyager 2 ha llegado al espacio interestelar, saliendo de la heliosfera y convirtiéndose en la segunda sonda que lo consigue.

Es difícil comprender la magnitud del universo, empezando por nuestro propio sistema solar; no digamos ya si queremos alcanzar otras estrellas. Hasta no hace mucho, la humanidad sólo había conseguido enviar un objeto hasta el espacio interestelar, entre sistemas solares y estrellas: la Voyager 1.

Hoy, la NASA ha confirmado que su “hermana gemela”, la Voyager 2, ha conseguido alcanzar el espacio interestelar. Para conseguirlo, ha necesitado nada menos que 41 años, lo que nos puede servir para hacernos una idea de la escala que estamos hablando.

La Voyager 2 sale de la heliosfera

Las sondas Voyager se crearon inicialmente para estudiar los planetas del sistema solar exterior, principalmente Júpiter y Saturno; sin embargo, como suele ocurrir, la misión de la NASA sorprendió a todo el mundo en su duración y logros. Mientras la Voyager 1 seguía su camino, la Voyager 2 continuó analizando más planetas, como Urano y Neptuno. Una vez cumplida esta misión, el siguiente paso era intentar salir del sistema solar.

En realidad, la Voyager 2 salió de la Tierra 16 días antes que la Voyager 1; pero debido a esta trayectoria más larga por Urano y Neptuno, ha tardado seis años más en conseguir el mismo logro. En realidad, fue el pasado octubre cuando empezaron a detectarse los primeros indicios de que la Voyager 2 había salido de la influencia del sol; pero eso no significa que haya salido del sistema solar.

El sistema solar no termina en el último planeta, ni mucho menos; la influencia del sol continúa en lo que se conoce como heliosfera; donde los vientos solares aún se notan y especialmente, su campo magnético aún protege a la sonda.

Fue en octubre cuando la Voyager 2 empezó a medir un aumento en los rayos cósmicos, procedentes de otras estrellas; un indicador de que el campo magnético estaba débil en esa zona. Finalmente, el pasado 5 de noviembre se midió una caída importante en la cantidad de partículas de vientos solares. La NASA ha evitado decir que haya “salido del sistema solar”; para ello tendrán que pasar al menos unos 400 años más.

Eso significa que, oficialmente, la Voyager 2 está en el espacio interestelar. A unos 18.000 millones de kilómetros del sol, la sonda está en el espacio entre estrellas y sistemas solares; sin embargo, eso no significa que esté cerca de encontrarse con otras estrellas. Para que la Voyager 1, que está más adelantada, llegue a otra estrella faltan unos 40.000 millones de años.