Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

El día que un astronauta llamó al teléfono de emergencias… desde el espacio

El día que un astronauta llamó al teléfono de emergencias… desde el espacio

Un astronauta neerlandés ha "confesado" que hizo una llamada de teléfono desde el espacio a los servicios de emergencia de EEUU sin querer. ¿Es posible?

A todo el mundo le ha ocurrido alguna vez. Marcamos el número y nos responde alguien que no conocemos; nos hemos equivocado al marcar, y toca disculparse y volver a empezar. Incluso puede que, sin querer, hayamos marcado el número de un servicio de emergencias, como el de la ambulancia o la policía; esos casos pueden ser más problemáticos y te pueden traer consecuencias.

Pero por muy torpe que seas, al menos no eres como André Kuipers, que tuvo que pasar la misma vergüenza de llamar al número equivocado, pero en el espacio; así lo ha confesado en una entrevista reciente en la radio, en la que habló del periodo que pasó en la Estación Espacial Internacional (ISS).

El astronauta neerlandés tuvo el privilegio de ser enviado a la ISS no en una, sino en dos ocasiones; la primera en 2004 y la segunda en 2011. Durante estos periodos, Kuipers, que estudió medicina en la Universidad de Amsterdam, participó en una buena cantidad de experimentos científicos de todas las ramas, incluyendo algunos relacionados con el crecimiento de plantas en el espacio.

La llamada de teléfono desde el espacio más accidentada

Puede que los conocimientos de medicina de Kuipers fueran muy importantes durante sus misiones, pero resulta que puedes ser astronauta, y también equivocarte de vez en cuando con los botones.

Kuipers confiesa que, mientras estaba en la ISS, realizó una llamada a los servicios de emergencia estadounidenses por error. Claro, que puede que la parte de todo eso que más te sorprenda es que se pueden hacer llamadas de teléfono desde la Estación Espacial Internacional.

(NASA)

Y sí, es posible, aunque es más complicado y poco fiable; según Kuipers, los astronautas pueden llamar a teléfonos en la Tierra a través de satélites durante el 70% del tiempo. Estas llamadas tienen un notable retraso, por lo que mantener una conversación es realmente difícil.

Todo empezó cuando Kuipers intentó contactar con el Centro Espacial Johnson, en Houston, donde se encuentra el control de tierra para las misiones de la ISS. Para ello, los astronautas primero tienen que pulsar el número 9, que indica que la conexión es externa, fuera de la estación; a continuación, tienen que pulsar 011 para conseguir una línea internacional.

Kuipers se equivocó, pero no fue hasta el día siguiente que se realmente se dio cuenta de que absolutamente todo lo que se hace en la Estación está registrado. Recibió un correo electrónico en su cuenta que decía “¿Has llamado al 911?”. El 911 es, por supuesto, el teléfono de emergencias que se usa en EEUU, el equivalente al 112 en España. Al menos Kuipers tiene la excusa de que, en gravedad cero, a veces es difícil pulsar el botón que quieres.