Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Apple admite malas ventas del iPhone, y la “obsolescencia programada” tiene culpa

Apple admite malas ventas del iPhone, y la “obsolescencia programada” tiene culpa

Las malas ventas del iPhone han sido confirmadas por Apple, que entre los motivos ha hablado de la polémica de la "obsolescencia programada"

Cada año ocurre lo mismo. Apple presenta un nuevo iPhone. A veces es prácticamente el mismo que el año anterior, pero mejorado; en otras ocasiones, es una revolución completa.

Da igual. A las pocas semanas empezamos a leer rumores que apuntan a unas malas ventas; puede que sea porque los propietarios no ven motivo en actualizar, o porque el nuevo modelo es tan diferente que les echa para atrás. Los rumores de fracaso absoluto se convierten en una bola de nueve, las acciones se mueven y todo el mundo espera expectante reacción de Apple.

Da igual. Todos los años, Apple al final saca el conejo de la chistera y hace magia. Confirma que las ventas son mejores que nunca, que el iPhone es el móvil más exitoso de la historia, y que su plataforma sigue siendo la referencia. Siempre ha sido así, hasta hoy.

Las malas ventas del iPhone obligan a Apple a corregir sus previsiones

Hoy Tim Cook, CEO de Apple, ha tenido que tomar la dura decisión de corregir a la baja las previsiones de las próximas cuentas de Apple. Estamos hablando de nada menos que una diferencia de 9.000 millones de dólares en ingresos que la compañía no espera para el primer trimestre del 2019. Hay que aclarar que las cuentas finales no han sido publicadas, y sólo se han corregido las previsiones de lo que la compañía esperaba para este periodo.

Cook ha anunciado esta decisión con una carta dirigida a inversores, hecha pública después del cierre de las bolsas; además, la compañía decidió parar momentáneamente la compraventa de acciones antes de esta publicación. Apple quería asegurarse de que todo el mundo tenía claro los motivos de esta corrección antes de que afectase a su valor en bolsa.

Sin embargo, hay pocos motivos para el optimismo. Dicho de manera directa, los nuevos iPhone no se venden tanto como a Apple le gustaría. No es que sean fracasos, claro; para cualquier otro fabricante, probablemente serían más que suficientes; sobre todo al precio al que están. Pero ese es el problema, ¿verdad?

Los nuevos iPhone son demasiado caros

Que los nuevos iPhone son demasiado caros es una crítica tan manida que intentamos no repetirla. Pero en este caso, parece inevitable llegar a la conclusión de que pedir casi 1200 € por un smartphone no está al alcance de todo el mundo.

La propia Apple parece bien consciente de dónde se ha metido: en el momento de escribir estas palabras, la web de Apple ha iniciado una promoción para conseguir “un iPhone XR por 589 € y un iPhone XS por 889 €”; la condición, por supuesto, es entregar nuestro iPhone viejo a cambio. Sólo tenemos que informarnos en una Apple Store oficial si nos interesa.

Pero, ¿es el precio el único motivo de este aparente fracaso en ventas? No, hay otro factor decisivo que ha hecho que mucha gente haya preferido quedarse con su viejo móvil: la promoción para cambiar la batería del iPhone a precio reducido.

El fantasma de la obsolescencia programada persiste

Recordemos que hace un año Apple estaba inmersa en una gran polémica, después de que se descubriese que iOS reducía el rendimiento del móvil si detectaba que la batería había perdido salud. Es por culpa de esta función, que Apple ocultó, que siempre notamos que nuestro iPhone se vuelve más lento conforme pasa el tiempo.

El fantasma de la obsolescencia programada se hizo real. Durante años, Apple ha sido acusada de ralentizar sus dispositivos para obligar a los usuarios a comprarse el nuevo modelo; no era fruto de nuestra locura, realmente el iPhone se volvía más lento con el tiempo.

La defensa de Apple se centró en explicar los motivos de esta función (para que el móvil no se apague por una batería en mal estado), en ofrecer una opción para desactivarla, y en reducir el precio para cambiar la batería de nuestro iPhone.

Y esta última decisión es uno de los motivos que Cook ha dado para explicar las bajas ventas de los iPhone. El CEO ha confirmado que algunos usuarios han optado por seguir usando su móvil viejo, cambiándole la batería. Y al hacerlo, ha admitido dos cosas. Que, dada la opción, mucha gente preferiría no cambiar su iPhone; y sobre todo que la “obsolescencia programada” (o como lo quieras llamar) era uno de los grandes aliados en las ventas del iPhone.