Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Rusia mostrará anuncios en el espacio lanzando satélites con pantallas

Rusia mostrará anuncios en el espacio lanzando satélites con pantallas

La publicidad llegará a un nuevo nivel gracias a Rusia: una empresa espacial del país lanzará satélites que mostrarán anuncios en el espacio.

Todos estamos de acuerdo en que odiamos a la publicidad. Está en todas partes; en la televisión, en los videojuegos, en los vídeos de YouTube, pueblan las páginas web… Pero estamos a punto de alcanzar una nueva cuota de atosigamiento. Rusia planea lanzar satélites con pantallas al espacio que mostrarán anuncios.

Llenar el espacio exterior con anuncios parece propio de un futuro distópico al más puro estilo Blade Runner. Pero la startup rusa Orbital Display está planeándolo, e incluso tienen ya las primeras pinceladas del plan. Sí, es tan malo como suena.

Anuncios en el espacio, Rusia lo va a intentar

Rusia mostrará anuncios en el espacio lanzando satélites con pantallas

Esta noticia es especialmente triste porque el espacio, incluso con toda la basura espacial y los objetos orbitando que tiene, es el único territorio virgen que nos queda cerca. Llenar nuestro cielo estrellado de publicidad no sólo sería un completísimo error, sino que nos abordaría de una forma incluso más invasiva que la que estamos sufriendo hoy en día.

El método de esta empresa para llenar el cielo de publicidad sería lanzar docenas de satélites CubeSats, minisatélites del tamaño de una caja de zapatos aproximadamente. Orbitarían a unos 450 kilómetros de altura y cada uno de estos satélites desplegaría un toldo reflectante que formaría una pantalla de puntos (cada satélite sería un pixel) que reflejaría la luz del sol haciéndolos visibles. En estos satélites se podrían poner mensajes de todo tipo.

Esta publicidad no estaría en permanente funcionamiento. Sólo funcionaría al anochecer o al atardecer, cuando es de noche pero queda luz para reflejar. Hay que ser conscientes de que esto no podría funcionar tal y cómo la idea lo plantea, y además obviamente esto ha generado controversia.

Una idea que no ha gustado, y con razón

Rusia mostrará anuncios en el espacio lanzando satélites con pantallas

Como era de esperar, esta idea no ha gustado nada en absoluto. Todavía estamos abrazando la idea de tener publicidad en nuestros videojuegos como para tener anuncios en el cielo de forma permanente. Además este plan hace aguas, ya que en teoría los anuncios se verían sólo 6 minutos al día.

Según  Vlad Sitnikov, CEO de Orbital Display en la web de Astronomy: “debido a las órbitas, la publicidad solo se vería durante 6 minutos al día. (Los astrónomos) pueden ir a orinar o tomarse un café en ese tiempo. Se pueden tomar un descanso, así que les estamos ayudando“.

Otros han vaticinado que dichos satélites se convertirían en basura espacial y que apenas servirían para nada, o al menos así lo asegura Patrick Seitzer, astrónomo de la Universidad de Michigan. Advierte que estos satélites tienen una vida útil de un año y según la órbita necesaria podrían estar semanas sin mostrar anuncios. Eso sin contar los más de 20 000 objetos que hay en el espacio y son o basura espacial o satélites sin uso, ya que de ese número el 10 por ciento son satélites en funcionamiento.

La última pata de la silla que cojea es el hecho de colar publicidad hasta en la sopa. A nadie le gustaría ver un cielo estrellado con un gigantesco anuncio cubriéndolo y además queremos pensar que ninguna marca se interesaría por la idea debido a las críticas que recibiría. Es razonable; esa marca, por mucha visibilidad que recibiera, se convertiría en la que robó el cielo al hombre y sería criticada hasta la saciedad.

Orbital Space hará pruebas este verano y espera tener patrocinadores y marcas interesadas para el año 2021. Siendo realistas y con los datos en la mano creemos firmemente que este proyecto no llegará a ningún puerto. Pero da a entender una cosa; la vergüenza a realizar este tipo de canalladas se está reduciendo peligrosamente. Y el cielo podría ser la próxima víctima del hombre.