Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

La primera tarjeta de memoria SD de 1 TB. Sí, un terabyte.

La primera tarjeta de memoria SD de 1 TB. Sí, un terabyte.

Lexar ha presentado la primera tarjeta SD de 1 TB, un modelo que realmente llegará al mercado adelantándose a muchas otras marcas.

La carrera del almacenamiento sigue en marcha, sin visos de parar en el futuro cercano. Especialmente en tarjetas de memoria, donde prevemos que se van a conseguir algunos avances muy importantes en los próximos años; todo gracias a nuevos estándares.

Puede que el producto presentado hoy por Lexar sea el primero de muchos, la salva de arranque de una nueva generación en el almacenamiento portátil. Estamos hablando de la primera tarjeta SD de 1 TB, una cifra que por fin va a llegar al mercado.

La primera tarjeta SD de 1 TB

Finalmente será Lexar la compañía que se atreva con un producto semejante, la 633X, una tarjeta de memoria SDXC de 1 TB que por fin llegará al mercado. Como os podéis imaginar, está pensada para fotógrafos y profesionales del vídeo, que aumentan de tamaño conforme la calidad de las cámaras está mejorando; hacer fotos y vídeos en alta resolución, ya sea 4K o superior, precisa cada vez más espacio de almacenamiento.

Con este modelo de 1 TB, no tendremos que cambiar de tarjeta tan a menudo, especialmente si creamos mucho contenido. Que sea una tarjeta SD, y no una microSD, supone que no está tan pensada para los usuarios de smartphones, que aún tienne que “conformarse” con modelos de 512 GB.

En cuanto a prestaciones, la Lexar 633X tiene una velocidad de lectura de 95 MB/s; además, pertenece a la clase V30 en velocidad de grabación de vídeo, es decir, que está certificada para grabar vídeo a 30 MB/s. Tendrá un precio de venta al público de 500 dólares.

No es la primera en anunciarse, pero sí la primera del mercado

Ahora bien, si lees Omicrono desde hace años, puede que eso te resulte familiar. Eso es porque la 633X de Lexar no es la primera tarjeta SD de 1 TB que ha aparecido por nuestras páginas. Ese honor recae en las Extreme Pro de Sandisk, que ya asomaron la cabeza nada menos que en 2016.

Sin embargo, aquel sólo fue un anuncio de Sandisk de que iba a lanzar una tarjeta de 1 TB; pero pasaron los meses y la tarjeta no apareció en el mercado. Es muy probable que fuera cancelada por el precio que iba a tener, o tal vez porque en Sandisk no estaban contentos con el rendimiento. En aquel momento se hablaba de un precio superior a los 1.000 dólares; mientras que la tarjeta de Lexar costará menos de la mitad, por debajo de los 500 dólares.

Pero ya han pasado casi tres años, y puede que la tecnología haya por fin llegado al punto en el que podemos conseguir nuestra ansiada tarjeta de 1 TB.