Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Desarrollan un material para impresoras 3D que se arregla por sí solo

Desarrollan un material para impresoras 3D que se arregla por sí solo

Desarrollan un material para impresoras 3D que es autoreparable y capaz de recuperarse incluso si está partido por la mitad o es perforado.

Si has comprado material para impresoras 3D sabrás que son algo caros y se gastan con bastante facilidad. Por eso es importante saber qué vas a hacer ya que en caso de que no salga rentable puede resultar en tirar dinero a lo tonto. Ahora han desarrollado un material para estas impresoras que es autoreparable.

Sí, sabemos que ya hay materiales que se pueden reparar de forma autónoma con algunas limitaciones. La clave reside, precisamente, en que la autoreparación de este material es asombrosa, pudiendo sobrevivir a fracturas y a perforaciones.

Este material se puede reparar incluso si lo agujereas

 

Desarrollan un material para impresoras 3D que se arregla por sí solo

An Xin y Kunhao Yu

En el ejemplo de la imagen podemos verlo más claramente. Estas formas de zapato han sido partidas por la mitad y al cabo de las 2 horas se han vuelto a reparar, siendo completamente utilizables. Los autores de esta hazaña son los estudiantes de la Escuela de Ingeniería Viterbi de la Universidad del Sur de California liderados por el profesor asistente Qiming Wang.

Estos comenzaron a utilizar un método de fabricación en el que la luz se utiliza para solidificar la resina líquida, llamada fotopolimerización. Para lograr que los objetos impresos se repararan por sí solos, el equipo tuvo que encontrar una combinación óptima al oxidar el grupo químico que hace posible este tipo de impresión 3D, de modo que la resistencia y la función de este grupo se mantuvieran después de la autoreparación.

Ya se está probando. Se imprimieron una serie de objetos entre ellos el conjunto de suelas de zapato que vemos en la imagen de arriba, que a una temperatura de 60 grados celsius y tras 2 horas se autorepararon incluso estando separados entre sí. Los mismos investigadores aseguraban que si se aumenta la temperatura la autoreparación sería más rápida.

Kunhao Yu, primer autor del estudio, declaró lo siguiente: “En realidad, mostramos que a diferentes temperaturas, desde 40 grados centígrados hasta 60 grados centígrados, el material puede autorepararse hasta casi el 100 por ciento. Al cambiar la temperatura, podemos manipular la velocidad de curación, pudiendo incluso autoreparar los materiales a temperatura ambiente”.

Este avance podría tener como consecuencia un gran impacto positivo en el mundo de la impresión 3D, pero además en las industrias del calzado, la fabricación de neumáticos, el desarrollo de robótica suave y con los métodos adecuados en la electrónica.