Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Cuidado si has regalado este smartwatch a tus hijos: es tan inseguro que la UE ha ordenado su retirada

Cuidado si has regalado este smartwatch a tus hijos: es tan inseguro que la UE ha ordenado su retirada

La Comisión Europea ha alertado a los países miembro de un reloj inteligente que permite espiar a los menores, la primera vez que hace eso.

Los relojes inteligentes, o “smartwatch”, se han convertido en uno de los regalos más populares para los más pequeños de la casa; estos dispositivos suelen incluir todo tipo de funcionalidades para garantizar la seguridad del niño y que los padres ganen algo de tranquilidad.

A estos dispositivos no les ha faltado la polémica, despertando un debate sobre hasta qué punto los padres y tutores deberían enterarse de todo lo que está haciendo el menor, y si este merece un poco de privacidad. Pero el caso del Safe-KID-One de Enox es muy diferente; estamos probablemente ante el primer reloj inteligente para niños que será retirado del mercado por lo inseguro que es.

Un reloj inteligente que permite espiar a los menores

La Comisión Europea ha ordenado la retirada del mercado de este modelo, de la marca alemana Enox, por ser considerado demasiado peligroso para su uso, especialmente entre los menores. Para ello, ha usado el sistema de alerta rápida para productos no comestibles (Rapex), que advierte a todos los gobiernos del Espacio Económico Europeo para que tomen medidas contra la comercialización del producto.

En concreto, se trata del Safe-KID-One, un reloj inteligente diseñado para menores. En su página web oficial, presume de ser el mejor reloj para vigilar a nuestros hijos. Incluye funciones como un GPS incorporado, que envía la localización del menor en tiempo real a nuestro smartphone. Además, el niño puede comunicarse al instante sólo con pulsar un botón, una función parecida a la de un walkie-talkie; incluye tres botones que podemos asociar con tres usuarios diferentes.

Hasta aquí nada fuera de lo normal. Ya existen muchos productos similares, y este sólo destaca por un diseño más parecido al de un reloj tradicional. Sin embargo, según la Comisión Europea, el problema está en que las comunicaciones de este reloj no están cifradas; así que un atacante podría fácilmente interceptarlas y peor aún, aprovecharse de ellas para hacerse pasar por un pariente.

La primera vez que se alerta de un producto por problemas de privacidad

Pese a que la publicidad del reloj afirma que “sólo usuarios autorizados pueden llamar al niño”, según la Comisión la app que acompaña al reloj no cifra las comunicaciones. No solo eso, sino que los servidores de la compañía permiten el acceso a datos sin necesidad de autorización.

Un atacante podría interceptar fácilmente la comunicación entre el reloj y la app. Con unas modificaciones, podría hacer que cualquier reloj de la marca haga llamadas al teléfono que quiera; también podría obtener sin problemas la localización GPS del menor.

El problema es tan grave que ha obligado a la Comisión Europea a usar por primera vez el sistema Rapex para alertar de un producto peligroso para nuestra privacidad. Ahora es el turno de los gobiernos, que tienen que asegurarse de que este producto es retirado de sus mercados.