Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Tesla inventa un nuevo tipo de batería de ion de litio, de carga más rápida y más longeva

Tesla inventa un nuevo tipo de batería de ion de litio, de carga más rápida y más longeva

La nueva batería de Tesla, patentada por el fabricante, consigue una carga más rápida y una mejor durabilidad, todo ello controlando los costes.

Los coches eléctricos tienen una gran barrera que saltar: sus propias baterías. La tecnología actual tiene sus límites, y ya hay quien pronostica que el mercado no tendrá futuro si no consigue romperlos. Estamos hablando de algo más importante incluso que unos coches eléctricos, como aviones y barcos eléctricos, o incluso el smartphone que estás usando ahora mismo.

A Tesla le interesa mucho ser la primera en saltarse esas limitaciones, por supuesto. Y la última patente puede suponer un paso de gigante para conseguirlo: el diseño de un nuevo tipo de batería, más rápida y duradera, y todo ello, controlando los costes. Demasiado bonito para ser cierto, puede. Pero al mando del desarrollo está Jeff Dahn, uno de los pioneros de las baterías de ion de litio, que después de años de desarrollo puede haber dado un giro de tuerca a esta tecnología.

La nueva batería de Tesla puede ser clave para el futuro del mercado

La batería patentada por Tesla presenta un nuevo diseño de celdas que mejora las reacciones químicas que se producen en el interior de las baterías. Para ello, Dahn se ha basado en dos nuevos aditivos que podrían mejorar la eficiencia de las baterías tradicionales.

Esto es importante porque no estamos ante una revolución completa, no es un diseño completamente nuevo; es “sólo” la evolución y simplificación de un diseño existente, y eso puede ayudar mucho a controlar los costes de desarrollo y producción. Normalmente, es necesario añadir cinco aditivos, productos químicos que ayudan a la reacción; el diseño de Dahn permite el uso de sólo dos aditivos, reduciendo los costes. Los dos aditivos son muy complejos; uno está basado en el carbonato de vinileno y el otro en el carbonato de fluoroetileno.

Por el momento, esto es sólo una patente. Pero puede guardar el secreto del futuro no solo de Tesla, sino de todo el mercado eléctrico. Sus creadores afirman que estas nuevas baterías podrían servir tanto para vehículos comerciales, como para el almacenamiento de energía.